27 noviembre 2011

N-365: ¿Universidad Europea preparada para los cambios?

Un estudio académico legítimo de la economía debe incluir una discusión crítica de las ventajas y los defectos de los diferentes modelos económicos. A medida que su clase no incluye las fuentes primarias y rara vez se cuenta con artículos de revistas académicas, tenemos muy poco acceso a aproximaciones económicas alternativas
Hace casi 200 años, John Stuart Mill al asumir como Rector de la Universidad de Saint Andrew, recordaba al claustro de profesores de dicha universidad, que la función de las universidades no es hacer que los estudiantes aprendan a repetir lo que se les enseña como verdadero sino que su función es formar personas con capacidad de pensar por si mismas. De acuerdo a este gran economista y filosofo, las universidades deben enseñarles a las personas a “Poner en duda las cosas; no aceptar doctrinas, propias o ajenas, sin el riguroso escrutinio de la crítica negativa, sin dejar pasar inadvertidas falacias, incoherencias o confusiones; sobre todo, insistir en tener claro el significado de una palabra antes de usarla y el significado de una proposición antes de afirmarla……. El objetivo de la universidad no es enseñar el conocimiento requerido para que los estudiantes puedan ganarse el sustento de una manera particular. Su objetivo no es formar abogados ó médicos ó ingenieros (ó economistas) hábiles, sino seres humanos capaces y sensatos……. Los estudiantes son seres humanos antes de ser abogados, médicos, comerciantes o industriales; y sí se les forma como seres humanos capaces y sensatos, serán por sí mismos médicos y abogados (y economistas) capaces y sensatos”.
http://starviewer.wordpress.com/2011/11/18/maxima-indignacion-en-harvard-los-alumnos-de-la-catedra-de-introduccion-a-la-economia-de-la-universidad-harvard-exigen-nuevas-perspectivas-academicas/

---------------
Sanity, humanity and science
real-world economics review
formerly the post-autistic economics review 

http://www.paecon.net/PAEReview/
---------------------------------
DFC nos recuerda "la analogía termodinámica es la base del modelo que los premios Nobel Myron Scholes y Robert C Merton, que se convirtieron en los "magos" del famoso hedge fund LTCM (Long Term Capital Management) suyos algoritmos estaban basados en las analogías a la difusión molecular a la manera de la mecánica estadística de Boltzman, con la función densidad de probabilidad presidiendo el "invento" que no era más que una amalgama de presunciones ideológicas sobre la presunta eficiencia de los "mercados" una vez terminada la "Historia" (lo había proclamado Fukuyama al hundirse el Imperio Soviético).
Al final en 1998, con la crisis rusa, hubo que rescatar a LCTM que casi destruye, por primera vez, el sistema financiero mundial. ¿Por qué no les quitaron el premio Nobel a esos "individuos" que en su trasfondo, pienso, no eran más que cínicos estafadores revestidos de un halo de "autoridad" y "respetabilidad", pues no me creo que de verdad creyeran que, de improviso, el Mundo se volviese tan estúpidamente simple y que ellos hubiesen encontrado el "santo Grial" de los rendimientos infinitos. El problema es que el paradigma actual "bebe" de las fuentes de la RCT (Rational Choice Theory), los modelos de equilibrio y otras burdas simplificaciones con profunda carga ideológica, pues las recetas que se derivan de los mismos son devastadoras"
------
Marco Antonio indica :David X Li quería el Premio Nobel. Si tantos economistas habían pasado a la posteridad con sus fórmulas financieras y sus sorprendentes atajos para lograr la ganancia facil (Merton y Scholes, entre otros) X Li tenía el proyecto que hacía falta. Entre sus numerosos estudios e investigaciones matemáticas y estadísticas, Li dio con una correlación formidable y que llamó “la cópula gaussiana”por empalmar dos campanas de gauss sintonizadas hacia un extremo. Lo que Li no tomó en cuenta es que ese extremo en la campana da Gauss considera hasta el 99% de las posibilidades, es decir deja fuera al 1% de las posibilidades reales.
Y ese 1% que Li dejaba fuera es lo que desató la tormenta perfecta que hundió a Wall Street. Porque Li no consideró que en las situaciones críticas, ese 1% que queda fuera de las consideraciones esenciales, pasa a ser el más relevante, y los escenarios se van al 100% negativo. Esto lo demuestra la variable de los activos inmobiliarios que había ido en ascenso durante 70 años, creado la confianza de que nada la haría cambiar de rumbo, e incentivando todos los pronósticos al alza. Pero ocurrió lo impensable y el precio de los activos comenzó su desplome. Cuando quisieron cambiar la fórmula, era demasiado tarde.
Todo ésto venía de las fórmulas de Merton y Scholes, que ganaron el Premio Nobel de Economía en 1997 justamente por la gran estabilidad que ofrecían en el tiempo (adoptaron la tesis de que el ciclo económico estaba dominado). Por eso, tras su invento formidable para crear ganancias, David X Li fue contratado por JPMorgan, la primera empresa que a mediados de los 90, comenzó a emplear la fórmula de la rentabilidad financiera según Li. Esto duró más de una década. Y el invento de Li se popularizó. Pese a que Li advirtió de sus falencias frente a un escenario complejo. Pero nadie le hizo caso.
David X Li nació en un pueblo rural de China y obtuvo su maestría en Economía en la Universidad de Nankai. Luego ingresó a un MBA en la Universidad de Quebec. Su trabajo en la función de cópula gaussiana le permitió una fácil modelación de los riesgos y simplificar los complejos análisis financieros. La “cópula gaussiana” fue empleada en los análisis del VaR y se convirtió en el instrumento financiero favorito de Wall Street.