27 noviembre 2011

N-364:¿ España esta preparada para los cambios ?

España ante la globalización

       Se entiende por "globalización" el proceso de integración creciente a nivel mundial de los mercados, de los sistemas productivos, tecnológicos, comerciales, financieros; así como de los factores y también en parte de los modos de vida, la cultura, las ideologías....El fenómeno de la globalización de las economías intensifica la competencia mundial. Todo ello se traduce en una aceleración de los cambios a diferentes escalas con repercusión directa en los países.
       Los capitales, la tecnología, la información y los bienes traspasan las fronteras nacionales con una rapidez y facilidad sin precedentes; incluso aquellos flujos no deseados, como la droga ,o rechazados por parte de la población, como la inmigración ilegal, están presentes en muchos países.
       En el ámbito económico la globalización genera una doble lógica: por una parte, se concentran los núcleos decisores de las estrategias; por otra, se fragmentan y autonomizan las modalidades técnicas y organizacionales, adaptándose a las características locales. Por ello la aptitud de los países por atraer a los agentes económicos -atractividad - medida por su nivel global de organización y deeficiencia social, así como por los niveles de riesgos y costes inherentes a las actividades económicas, adquiere una importancia fundamental. 
       Estamos asistiendo a una transformación que modificará el sentido de la política y la economía en el siglo venidero. Ya no existirán productos ni tecnologías "nacionales", ni siquiera industrias "nacionales", ni economías "nacionales", al menos tal como las concebimos hoy. Lo único que persistirá dentro de las fronteras nacionales será la población que compone un país, con sus activos intangibles, sus infraestructuras económico-sociales y su medio ambiente. Los bienes fundamentales de una nación serán la capacidad y destreza de sus ciudadanos, es decir, la inteligencia social. La principal misión política de una nación consistirá en manejarse con las fuerzas centrífugas de la economía mundial en un marco de colaboración.
       El verdadero y más importante desafío político - de interés nacional- será incrementar el valor potencial que sus ciudadanos pueden agregar a la economía global,  promoviendo sus habilidades y capacidades, y perfeccionando los recursos para compatibilizar esas habilidades y capacidades con los requerimientos del mercado mundial.
       Las empresas serán asociaciones internacionales de gentes capacitadas, cuyos conocimientos se combinan entre sí, y que, a su vez, contratan con trabajadores no especializados de todo el mundo todo aquello que deba ser producido de forma estandarizada y en alto volumen. Su competitividad dependerá menos de los recursos financieros y más de la acumulación de habilidades y conocimientos que puedan aportar a la economía mundial. 
       Las estrategias proteccionistas sólo proporcionan alivios temporales y no mejoran el nivel de vida de los ciudadanos, a quienes se les obliga a pagar más por lo que compran. Se está demostrando que es cada vez más inútil impedir la circulación de flujos de conocimientos, tecnológicos y de capitales a través de las fronteras.
       Estas mutaciones ya han comenzado a afectar también a España. En efecto, ya se observan importantes desajustes en nuestra sociedad que han comenzado a impactar sus efectos en el empleo, en las grandes magnitudes macroeconómicas y en muchos ámbitos de la sociedad. Es el principio de una profunda mutación que afectará, de un modo acelerado, a la estructura y composición económica, así como a la propia organización social.
http://www.prospecti.es/ipeframe.htm