01 febrero 2011

Economia de la felicidad -Del PIB al índice de felicidad nacional bruta:Bután

El tema de la felicidad no es una frivolidad y como manifiesta Castells se sitúa en una corriente creciente de académicos, políticos y empresarios.

1- La encuesta del índice propuesto en 1972 (FIB) por Jigme Singye Wangchuk

Tiene cuatro objetivos fundamentales:

-Un desarrollo económico-social y equitativo,
-La conservación sostenible del medio ambiente natural;
-La preservación y promoción de la identidad cultural
-El buen gobierno garante de la estabilidad institucional y social

Para efecto, se utiliza un cuestionario que responden los butaneses cada dos años.Son 180 preguntas agrupadas en nueve dimensiones:

1. Bienestar psicológico.
2. Uso del tiempo.
3. Vitalidad de la comunidad.
4. Cultura.
5. Salud.
6. Educación.
7. Diversidad medioambiental.
8. Nivel de vida.
9. Gobierno.


Gross National Happiness

El primer objetivo de la actividad económica es en Bután intensificar el bienestar humano, no sólo la adquisición de bienes materiales. La persecución de riquezas materiales y no materiales confluye en los Planes de Desarrollo bajo la etiqueta de Gross National Happiness.

Este desarrollo de tipo más humanista explica porque al principio de su desarrollo, los objetivos del gobierno se han dirigido hacia la población mediante mejoras en la sanidad y la educación, más que en la industrialización o en la diversificación de la economía para generar más riqueza.

Los programas modelo de la educación y socialización están en desarrollo con la ayuda de organizaciones internacionales para el desarrollo. Cada programa económico se basa en el deseo del gobierno de proteger el medio ambiente y las tradiciones culturales del país.


La Base de Datos Mundial de la Felicidad (World Database of Happiness) es un  ranking que mide la felicidad de los habitantes de 148 países teniendo en cuenta promedios de esperanza de vida con parámetros que valoran el grado de satisfacción de las personas. Sus resultados muestran cuántos años y cómo de feliz vive una persona en un determinado país.
España se encuentra en la posición numero 16 del ranking.
http://worlddatabaseofhappiness.eur.nl/hap_nat/nat_fp.php


- Andres Schuschny

El cuarto rey creó en 2008 creo una nueva estructura institucional al servicio de esta filosofía, con una comisión nacional de FIB y una serie de comités a nivel local. Lo que medimos afecta a lo que hacemos. Si nuestros indicadores sólo miden cuánto producimos, nuestras acciones tenderán sólo a producir más. Por eso había que convertir la FIB de una filosofía a un sistema métrico. Y eso es lo que encomendó el cuarto rey al Centro de Estudios Butaneses, que años después ha dado con un índice para medir la felicidad.
La materia prima es un cuestionario que responderán los ciudadanos butaneses cada dos años. La primera encuesta se realizó entre diciembre de 2007 y marzo de 2008. Un total de 950 ciudadanos de todo el país respondieron a un cuestionario con 180 preguntas agrupadas en nueve dimensiones:
  • 1. Bienestar psicológico.
  • 2. Uso del tiempo.
  • 3. Vitalidad de la comunidad.
  • 4. Cultura.
  • 5. Salud.
  • 6. Educación.
  • 7. Diversidad medioambiental.
  • 8. Nivel de vida.
  • 9. Gobierno.
Éstas son algunas preguntas del cuestionario:

Definiría su vida como: a) Muy estresante, b) Algo estresante, c) Nada estresante, d) No lo sé“. 
¿Ha perdido mucho sueño por sus preocupaciones?“. 
¿Ha percibido cambios en el último año en el diseño arquitectónico de las casas de Bután?“. 
¿En su opinión, cómo de independientes son nuestros tribunales?“. 
¿En el último mes, con qué frecuencia socializó con sus vecinos?”.
“¿Cuenta usted cuentos tradicionales a sus hijos?“.

Una vez procesada la información de las encuestas, se determina en qué medida cada hogar ha alcanzado la suficiencia en cada una de las nueve dimensiones, estableciendo unos valores de corte. A cada indicador en el que un hogar ha alcanzado o superado el valor de corte se le atribuye un cero. Cuando el encuestado no ha llegado al valor de corte en un indicador, se le resta el resultado al valor de corte y se divide la resta por el propio valor de corte. Por ejemplo, si el límite de la pobreza es 8 y el encuestado ha alcanzado 6, el resultado es (8-6) / 8 = 0,25.
Entonces, ¿cómo se determina quién es feliz? Es feliz aquella persona que ha alcanzado el nivel de suficiencia en cada una de las nueve dimensiones (0). ¿Y cómo se determina la felicidad interior bruta? FIB = 1 – (la media del cuadrado de las distancias respecto a los valores de corte).
Ya tenemos, pues, el valor de la felicidad. Pero es sólo eso, un número. El siguiente paso es comparar la FIB de los diferentes distritos. Compararla a lo largo del tiempo. Descomponer el índice por dimensiones, por géneros, por ocupaciones, grupos de edades, etcétera. Y así, la FIB puede utilizarse como un instrumento para orientar políticas.

Fuente:
Lunes 31 marzo, 2008
completo en:
http://humanismoyconectividad.wordpress.com/2008/03/31/butan/

2-Economia de la felicidad -Castells-

" a la gente lo que le importa es ser feliz, aunque luego cada uno lo entienda a su manera" Castells

¿es posible  crear un índice de desarrollo basado en el concepto de felicidad ?

En 1972 por el rey Jigme Singye Wangchuk, del pais Butan, fue el primer país que decidió cambiar su medida del progreso del PIB al índice de felicidad nacional bruta

El parámetro de desarrollo multidimensional del país, se construye sobre la base de combinar cuatro objetivos fundamentales: 
-un desarrollo económico-social sostenible y equitativo, en el que el crecimiento revierta en beneficios sociales para la población; 

-la conservación estricta del medio ambiente natural

-la preservación y promoción de la identidad culturalbutanesa; 

-el buen gobierno garante de la estabilidad institucional y social sobre la que se basa la armonía de la vida cotidiana. 


El problema es cómo se mide. Y aquí los butaneses y sus amigos internacionales no están solos. Hay una investigación académica creciente sobre el tema, con verdaderas innovaciones metodológicas. 


En buena parte, se basa en medidas subjetivas, como en los diarios personales diseñados por el premio Nobel Daniel Kahneman ** o resultantes de las encuestas especializadas.






También se introducen datos estadísticos de desarrollo humano. La combinación de ambas fuentes se hace en una perspectiva holística de no privilegiar la dimensión monetaria sobre las demás. 

La felicidad depende por un lado de las expectativas y por otro de la estabilidad de la vida. 

Procesos de rápido crecimiento disminuyen la felicidad al desorganizar la trama cotidiana. Carol Graham, de la Brookings Institution, ha investigado el tema en muchos países y encontró como factores clave de felicidad una vida personal estable, afectividad satisfactoria, buena salud y un nivel suficiente de ingresos (pero no demasiado alto, porque ahí empiezan los problemas). Pero también señala que la felicidad es la que ayuda a la buena salud.

   De la investigación existente sobresalen dos temas: la sociabilidad y la adaptabilidad. Cuantas más redes familiares y sociales, más feliz es la gente. De hecho, las empresas de comunicación ya han identificado este hecho como el determinante del éxito de redes sociales en internet. Cuanto más internet, más sociabilidad, tanto virtual como presencial. 

.....Y cuanta más sociabilidad, más felicidad.

La búsqueda de comunidad es un elemento esencial para restablecer el equilibrio psicológico. Algunas políticas sociales, por ejemplo en Canadá, están utilizando esta perspectiva para organizar actividades para los parados que generen redes de relación social y de autoestima cuando falla el entorno laboral. Por otro lado, la adaptabilidad humana parece gestionar condiciones de desequilibrio mediante mecanismos de compensación en el comportamiento. 

Bernanke cita un párrafo revelador de Adam Smith:
“La mente de cada persona, en tiempo más o menos largo, vuelve a su estado usual y natural de tranquilidad. En la prosperidad, al cabo de cierto tiempo, baja al nivel en el que estaba; en la adversidad se eleva a su nivel habitual”.

Esta afirmación, refrendada por la investigación en psicología económica, explicaría la relativa calma social en situación de crisis: todos acabamos adaptándonos a lo que no parecía soportable en otras condiciones

Pero es precisamente esa capacidad de contento interior lo que conduce a una armonía que depende de nosotros y no del valor de la vida medido en dinero. 

Y es que, en último término, desde la economía clásica la idea era servir a la felicidad del ser humano. Lo que ocurrió es que ante la dificultad de medirlo, el concepto se mutó en utilidad y se le asignó el precio como criterio de medición. La consecuencia fue una personalidad truncada en la que el acto de consumo individual no podía dar respuesta a otras necesidades no tratables por el mercado, desde los afectos hasta los bienes comunes (como la naturaleza). Al contrario, la huida en el consumo acentúa los desequilibrios psicológicos.

Por ello, no es casual que cuando falla el mercado nos quedemos vacíos. Pero ese vacío se va llenando con nuevas prácticas de vida a las que se refiere esa nueva rama de la investigación, síntoma de profundo cambio cultural: la economía de la felicidad.

Basado en el articulo de M.Castells


3- El reino que mide la felicidad 


-Entrevista al primer ministro de Bután, Jigme Thinley (22-10-2010)
El consumismo y la competitividad sin freno, la falta de confianza en la familia y la comunidad nos están llevando a ser infelices”, afirmó.

Y al decir esto, no había en su rostro asomo de la generosa sonrisa que ha mostrado en Madrid el jefe de Gobierno de este pequeño país de 700.000 habitantes –los mismos que en Sevilla, aproximadamente–, donde ser feliz es un derecho constitucional. “El Estado se esforzará en promover las condiciones que permitan la consecución de la Felicidad Interior Bruta”. Así lo dispone el artículo 9.2 de su Carta Magna.


Los pilares de la dicha

Bután, un pequeño país asiático de 47.000 kilómetros cuadrados en la cordillera del Himalaya y la democracia más jóven del mundo, decidió hace dos años que su desafío económico no se sustentaría en el Producto Nacional Bruto sino en la Felicidad Nacional Bruta. Para ello, el Gobierno de Jigme Thinley se centra en cuatro pilares: desarrollo económico igualitario y sostenible –no se puede ser feliz si no hay un mínimo de necesidades cubiertas–, conservación de la naturaleza, preservación de la cultura y prácticas de buen gobierno.

“Estas cuatro columnas son los indicadores principales en los que basamos nuestro desarrollo. La meta no es sólo impulsar el crecimiento económico y material sino promover el bienestar humano en un entorno social de equidad. El desarrollo no se puede lograr a costa de nuestra diversidad cultural y nuestros valores humanos; no puede comprometer el medio ambiente y la ecología. En Bután, por ejemplo, hemos incrementado el área de bosques en los últimos 30 años, desde el 46% hasta el 72% actual”.


Un feliz congreso

Es la primera vez que el primer ministro de Bután viene a España. El rey Juan Carlos lo recibió el jueves después de haber visitado al ya ex ministro de Exteriores Moratinos, con quien acordó iniciar las negociaciones para mantener oficialmente relaciones diplomáticas. Y el miércoles, Thinley pronunció la conferencia de clausura del Primer Congreso Internacional de la Felicidad, organizado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad, una intervención muy esperada porque Thinley ha defendido ante la ONU el uso de este índice de Felicidad Nacional Bruta frente al PIB.





La felicidad se puede medir. El economista Richard Layard, ex asesor de Tony Blair y fundador del Centre for Economic Performance de la London School of Economics, aseguró a este periódico hace cinco años que “hay una ciencia de la felicidad, que se puede medir y alcanzarla debería ser un objetivo político”. Es más, afirmó que “una renta por encima de 20.000 dólares no garantiza mayor felicidad”.


Algo en consonancia con lo que sostiene el primer ministro de Bután. “Somos víctimas del consumismo. Las sociedades modernas se centran en obtener cada vez más ingresos, en alcanzar el éxito. Nos olvidamos de que somos seres humanos y nos hemos convertido en consumidores. Y en medio de ese vértigo, no hay tiempo para la compasión, todo es competitividad”.


Cambiar de vida

Jigmi Thinley es un hombre de ademanes tranquilos y elegantes, que habla con serenidad pero que, al tiempo, transmite entusiasmo: “En el Congreso de la Felicidad de esta semana hice un llamamiento que me gustaría repetir: necesitamos cambiar nuestra forma de vida, nuestra actitud; necesitamos alejarnos del PIB, de pensar sólo en crecer, crecer y crecer. Los recursos del mundo son limitados. ¿Qué pasará cuando se agoten? Las guerras por ellos podrían ser terribles”. El mandatario hace una pausa y continúa firme: “Tenemos que pararnos a reflexionar y pensar sinceramente qué es más importante para nosotros en la vida. Tenemos que intentar alcanzar no sólo nuestra felicidad sino la de todos; trabajar por las relaciones humanas”.


Al contrario que algunos ponentes del Congreso de la Felicidad, Thinley no cree que parte de ésta venga determinada por los genes. “La felicidad es el resultado del esfuerzo, de la actitud de cada persona. Cada ser humano percibe su propia vida en medio de las condiciones que le rodean. Como butanés y como individuo creo que la felicidad como meta tiene que ver mucho con la compasión hacia los demás”. Y hace una pausa, sonríe y añade: “Lo maravilloso de la felicidad es que, igual que el dinero, si no circula, no sirve de nada”.


Y a punto de concluir, una última reflexión relacionada con el respeto a los ancianos y a la familia. “Es la red social más importante, el sistema más natural y sostenible de seguridad social. Hoy llega el éxito; mañana el fracaso, la crisis. Hay gente que no acepta los reveses de la vida y no tiene quién le apoye. Nuestro deber es buscar la felicidad de los demás para evitar el dolor de la soledad”. Lo dicho. You’ll never walk alone.


Consejos de un primer ministro

Jigme Thinley es primer ministro de Bután desde el 9 de abril de 2008. Fue nombrado por el rey Jigme Khesar Namgyal Wangchuck después de la victoria electoral de su formación política, el Partido Paz y Prosperidad de Bután, en las primeras elecciones democráticas en este país, donde logró 45 de los 47 escaños de la Asamblea Nacional. Es imposible no preguntarse si el jefe de Gobierno de un Estado que mide la felicidad tiene algún secreto para ser dichoso. Jigmi Thinley sonríe.


“Soy una figura pública; no tengo secretos... Pero considero muy importante encontrar un tiempo, por lo menos una vez al día, para reflexionar a solas. En este mundo donde estamos tan ocupados no lo hacemos. Puede que, al cabo del día, incluso estés en casa solo, pero si estás delante de la televisión, no se piensa. O si se piensa en el trabajo, no se medita, sino que se continúa trabajando”. Su consejo es que intentemos tomar un poco de distancia y reflexionar. “Al fin y al cabo, todos somos seres humanos que compartimos el mundo. Necesitamos ser felices y dar felicidad”.

------------------
El profesor Y. Soler nos remarca:

Efectivamente. el índice propuesto en 1972 por Jigme Singye Wangchuk, rey de Butan (pais Budista situado entre la India y China), se está convirtiendo en un parámetro de obligada referencia con sus cuatro objetivos fundamentales:

-Un desarrollo económico-social y equitativo,
-La conservación sostenible del medio ambiente natural;
-La preservación y promoción de la identidad cultural
-El buen gobierno garante de la estabilidad institucional y social

Para efecto, se utiliza un cuestionario que responden los butaneses cada dos años.Son 180 preguntas agrupadas en nueve dimensiones:

1. Bienestar psicológico.
2. Uso del tiempo.
3. Vitalidad de la comunidad.
4. Cultura.
5. Salud.
6. Educación.
7. Diversidad medioambiental.
8. Nivel de vida.
9. Gobierno.

Éstas son algunas preguntas del cuestionario:

“Definiría su vida como: a) Muy estresante, b) Algo estresante, c) Nada estresante, d) No lo sé“.
“¿Ha perdido mucho sueño por sus preocupaciones?“. 
“¿Ha percibido cambios en el último año en el diseño arquitectónico de las casas de Bután?“.
“¿En su opinión, cómo de independientes son nuestros tribunales?“. 
“¿En el último mes, con qué frecuencia socializó con sus vecinos?”. 
“¿Cuenta usted cuentos tradicionales a sus hijos?“.

Se procesa la información de las encuestas y se determina en qué medida cada hogar ha alcanzado la suficiencia en cada una de las nueve dimensiones, estableciendo unos valores de corte. Es feliz aquella persona que ha alcanzado el nivel de suficiencia en cada una de las nueve dimensiones .


4- Otros Indices   GPI    

PIAtlantic investiga la creación de un Índice de Progreso Genuino para la pequeña provincia canadiense de Nueva Escocia.  En los últimos 10 años, GPI Atlantic ha producido más de 80 informes sobre los temas de las seis categorías principales que componen el Índicede Progreso Genuino - el nivel de vida, salud de la población, el empleo del tiempo, la vitalidad de la comunidad, la educación y la calidad ambiental.

GPIAtlantic ha producido la investigación innovadora sobre los costos y beneficios reales del consumo de energía de la provincia, el sistema de transporte, eliminación de residuos sólidos y calidad del aire. 

http://www.gpiatlantic.org/
http://www.gpiatlantic.org/gpi.htm


"Si planificas para un año, siembra trigo. Si planificas para una década, planta árboles. Si planificas para una vida, educa personas" (Kwan Tzu)


5- Conferencias en TED:                                                                   

**Daniel Kahneman:


http://blog.ted.com/2010/03/01/the_riddle_of_e/




-Conferencias de Dan Ariely:

-http://www.ted.com/talks/lang/spa/dan_ariely_asks_are_we_in_control_of_our_own_decisions.html

-http://www.ted.com/talks/dan_ariely_on_our_buggy_moral_code.html



"Del mismo modo que no tenemos derecho a consumir riqueza sin producirla, tampoco lo tenemos a consumir felicidad sin producirla" George Bernard Shaw

No dudes jamás de la capacidad de tan solo un grupo de ciudadanos conscientes y comprometidos para cambiar el mundo. De hecho, siempre ha sido así
Margaret Mead
------------------------------------------------------------
http://www.elblogalternativo.com/2011/01/16/la-transformacion-interior-el-cambio-decisivo-que-provoca-el-cambio-global/#ixzz1ChmVze7u


http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Midan/felicidad/interior/bruta/elpepisoc/20101128elpepisoc_1/Tes
http://www.gpiatlantic.org/conference/media/nyt1004.pdf
http://www.nytimes.com/2005/10/04/science/04happ.html?_r=1&ex=1129089600&en=de859301f49c121d&ei=5070&emc=eta1
http://www.gnh-movement.org/

http://www.gpiatlantic.org/conference/papers/mcdonald.pdf

Informe completo:
http://suse-ice.stanford.edu/monographs/Ezechieli.pdf
http://ideas.repec.org/p/nbr/nberwo/7487.html

-Informe de la Comisión sobre la Medición del Desarrollo Económico y del Progreso Social :

https://economiacompleja.googlegroups.com/web/Commission_Stiglitz_ES.pdf?hl=es&gda=Jwaci0wAAADv6sNnPZU28yNgkYxxx8jSg-_TWYvZc2e3yQs7Vp_XTPkVbAeuLmfgfMhbwKksAUL3N3nhvot3AEePjXQRklmD_Vpvmo5s1aABVJRO3P3wLQ