18 junio 2011

N.213- Indignación, anomia, corrosión del carácter

"Las situaciones de precariedad económica y/o la falta de respuestas político-económicas a la altura de las expectativas  desembocan en estados de: -crisis (individual y/o colectiva) que se manifiestan no sólo en la pérdida de puestos  de trabajo y desajustes intra e inter-sectoriales sino, a menudo, en vulnerabilidad personal, debilitamiento de los vínculos sociales y afectivos, incertidumbre, indignación, desilusión, desengaño, cuestionamiento de la identidad social, sufrimiento e, incluso, anomia pasajera o crónica" Sennet 

En otro muro se comentaba este post, donde lei con perplejidad estos parrafos sobre las reformas universitarias:

"La gran ventaja que las últimas reformas ofrecen a los disconformes es que les permiten hacer mutis sin que se note y de modo que parezca que hasta se van contentos. Si se tratara de sancionar al que no se atenga a las nuevas normas y no cumpla con la letra y el espíritu de las innovaciones, seguramente más de cuatro se alborotarían y hasta podrían organizarse para protestar y defenderse. Pero no, no hay por qué, podemos seguir llevándonos bien. Todos somos de la Familia.

A unos pocos que por edad y dignidad podrían decir mucho y muy alto contra los abusos de los nuevos mandarines indocumentados y zánganos (amén de jóvenes y no muy pudorosos) se les pone puente de plata en forma de jubilaciones sin perder un céntimo. El mensaje es diáfano: si usted se queda en lo que ya no le gusta, va a sufrir bastante y a lo mejor hasta tenemos algún desagradable incidente; así que váyase con Dios y con su sueldo a echar pan a los patos del parque. Muchos, algunos muy buenos, se han marchado ya; otros están recogiendo el despacho y con la cuenta atrás. Se había dicho que el objetivo de tales políticas de prejubilación era el recambio y rejuvecimiento de las plantillas, pero se están amortizando las plazas de los que se marchan o cubriéndolas con contratitos provisionales. Ya no se dice mentir como bellaco; ahora es así: eres más falso que rector en celo electoral.

¿Y para los objetores que se quedan? Pues que objeten si se lo pueden permitir, no pasa nada. ¿Qué no quiere usted enseñar ni evaluar con arreglo a los sistemas boloñeses? Tranquilo, haga lo que quiera, nadie se meterá con usted. Mismamente en mi universidad hay titulaciones que ya aplican los patrones de Bolonia sobre el papel, pero en las que la mitad del profesorado ha optado por no darse por enterado y seguir como antes. Ni lo apoyo ni lo critico, simplemente constato que no les ocurre nada, y así se evita que se enfaden y armen lío. Cada vez serán menos, pues irán cayendo jubilaciones"
J.A.Garcia (catedrático de Filosofía del Derecho)
muro A.Martin
...
para leer entero en:

Este  texto del catedratico me  parece que se puede enfocar con "la corrosion del caracter" debido a la desilusion, la indignacion, el desengaño ante las normas, ante sus compañeros, o ante el mismo sistema universitario.
Podemos decir que hay desanimo, que hay unas normas pero despues de tantas reformas, de tantas imposiciones, de la falta de consenso.....han entrado en una fase de desengaño...
-----

Por otro lado la falta de respuestas político-económicas a la altura de las expectativas, esta creando un caldo de cultivo de indignación, de anomia, que nos impide reaccionar ante los desafios...

Seguramente el alto grado de indignación de las ultimas acciones -en las manifestaciones- es porque los jovenes no ven unas respuestas con un rumbo claro hacia las soluciones, bien porque no creen que tengan las soluciones, bien por la falta de empatia de los politicos y los medios de comunicacion en explicar bien las soluciones o las salidas de la crisis.


-----
SENNETT, Richard (2000)  La corrosión del carácter. Las consecuencias del trabajo en el nuevo capitalismo, Barcelona,
Editorial Anagrama.
SENNETT, Richard (2006)  La cultura del  nuevo capitalismo, Barcelona, Editorial Anagrama.