28 enero 2012

N-428: Los años perdidos (I) Versión prensa

El fracaso de un país: cuatro años de crisis y 5,2 millones de vidas rotas
Estas líneas podría firmarlas cualquiera. Todo el mundo conoce el drama del paro de cerca. Los propios parados son las mayores víctimas de un país que ha fracasado en defender uno de los principios rectores que recoge su Constitución, la promoción del pleno empleo.
Pero la crisis también afecta a los hijos cuyos padres pierden el salario que sustenta a la familia, al autónomo que se queda sin el proyecto de su vida y al que ve como poco a poco sus amigos tienen que buscarse la vida en el extranjero, por citar unos ejemplos bastante comunes.
En concreto, 5.273.600 personas sin trabajo son algo más que "una estadística". Y pueden ser más en el futuro, pues se avecina una nueva recesión.
'Sin futuro'
Cuatro años después del estallido de la crisis, la tasa de paro en la Eurozona es del 10,3% de su población activa, frente al 22,85% de España. Es más, Alemania (5,5%), Francia (9,8%) o Italia (8,6%) tenían en el tercer trimestre de 2011 un desempleo más parecido al de la 'boyante' España que tocó el cielo en el segundo trimestre de 2007, la única vez que el paro bajó del 8% desde que el Instituto Nacional de Estadística (INE) empezó a contabilizarlo -con otra metodología- en los ochenta.
Sin embargo, desde aquel lejano verano de hace cuatro años, cuando había 1,7 millones de parados, la economía se ha hundido en una espiral que a finales de 2011 ha culminado en 5,2 millones de desempleados.
Cabe destacar que el INE contabiliza como parado a aquel que busca pero no encuentra trabajo. Aquellos que han dejado de buscarlo salen de la población activa, que es la suma de desempleados y ocupados. Muchos parados se han cansado de perder el tiempo y han salido del país o se han puesto a estudiar otras cosas, saliendo así de esta encuesta.
Así, otra consecuencia de la crisis es que en total se han destruido 2,7 millones de empleos, pasando de los 20,5 millones de ocupados del tercer trimestre de 2007 a los 17,8 millones de finales de 2011.
Pero lo peor no ha pasado. La primera recesión comenzó en el cuarto trimestre de 2008 con 3,2 millones de parados y no acabó hasta el segundo trimestre de 2010 con 4,6 millones. Es decir, 1,4 millones de desempleados más en año y medio.
Ahora la economía se encamina a una segunda recesión que puede durar dos años, 2012 y 2013, según el Fondo Monetario Internacional. El Banco de España también es pesimista y estima una tasa de paro del 23,4% este año. Es decir, podría rondarse la histórica cifra de seis millones de parados, más del doble que Alemania.
Los años perdidos
Estos años de frustraciones no volverán. Y la paciencia se agota al ver que todavía no hay salida. A principios de 2009 había 926.300 personas que llevaban un año o más en paro. Ahora son 2.638.000, y eso que el INE no contabiliza a los que se han rendido porque en la población activa sólo entran los que tienen o buscan un empleo.
En España hay 4,1 millones de hogares con al menos un parado en casa. Y 1,5 millones con todos sus miembros en paro. Además, lo más grave es que hay 578.400 hogares en los que ningún miembro tiene ingresos, ni por trabajo ni por pensiones o subsidios de desempleo. Es decir, para muchos el colchón de ahorros de inicios de la crisis se agota.
Jóvenes y sobradamente parados
Muchos licenciados e ingenieros que acabaron la carrera en 2008 no encontraron trabajos relacionados con lo suyo. Si tenían entre 23 y 24 años, significa que llegarán a los 30 apenas salidos de la segunda recesión. Su formación no corresponderá con unos currículums rellenados con suerte con 'empleos basura'.
En España hay 1,6 millones de jóvenes entre 16 y 29 años que buscan trabajo. De ellos, 338.502 tienen educación superior al título de Secundaria. No obstante, hay que tener en cuenta que el INE sólo cuenta a aquellos que buscan activamente empleo: aquí no entran los que trabajan en 'negro', ni los que se han ido fuera de España, ni los que, directamente, se han cansado de "mendigar" un empleo y se han quedado en casa o hacen cursos por hacer algo.
La tasa de paro entre 16 y 19 años es del 69,3%, del 44,4% entre 20 y 24 años. Es decir, el doble que antes de la crisis en el perfil de jóvenes que no ha hecho estudios superiores. Por su parte, la tasa de desempleo es del 28,01% entre 25 y 29 años; y del 23,10% entre 30 y 34 años.
Mejor secundaria que licenciado
Antes de la crisis, la construcción y los servicios -principalmente el turismo- eran los motores del empleo. Dejar los estudios para ganar buenos sueldos trabajando en ello era bastante popular. Cuatro años después, esto fue un error.
La tasa de paro entre aquellos de cualquier edad con formación primaria era del 10,3% tras el verano de 2007; ahora es del 34,3%. Sin embargo, en el caso de la insercción laboral con título de secundaria, el desempleo ha pasado del 9,99% al 7,06% mientras que para el conjunto con educación superior -excepto doctorado- se ha elevado del 5,2% al 13,65%.
¿Mayor? 'Estás acabado'
Aunque la juventud sufre las mayores tasas de paro por su dependencia de la contratación temporal, la más barata de despedir, uno de los grandes saltos en cuanto a porcentaje de desempleo ha tenido lugar entre los mayores de 50 años.
En el verano de 2007, la tasa de paro entre 50 y 64 años rondaba entre el 5,4% y el 6%. Ahora es del 17,1% entre 50 y 54 años; del 17,5% entre 55 y 59 años; y del 14% entre 60 y 64 años.
Hace cuatro años, en el tercer trimestre de 2007, había 111.100 mayores de 50 años que llevaban más de un año en el paro, el 28,2% de los 393.000 desempleados en esta situación. Ahora son más de medio millón, 536.800 mayores.
'¿Montar un negocio? ¡jajaja!'
La alternativa al trabajo por cuenta ajena, emprender un negocio, no resulta fácil ante la asfixia financiera de la economía. Los Estadosacaparan con sus subastas de deuda pública las inyecciones extraordinarias de dinero del Banco Central Europeo (BCE) en el sistema financiero por ser más rentables para los bancos que prestar a hogares y empresas.
Según el Banco de España, los requisitos exigidos por un préstamo se han endurecido más en este país que en Europa. Un informe de las Cámaras de Comercio recoge que un 16% de las pymes no logró financiación en 2011 y otro 22% recibió menos de lo pedido.
El 93% de las pymes destinó el dinero a financiar circulante. Sin embargo, sin liquidez, muchas desaparecieron: España perdió 101.200 autónomos en 2011, la misma cifra que ganó ese año Reino Unido, según la Federación de Asociaciones de Empresarios y Trabajadores Autónomos (ATA).
'Me marcho y no pienso en la vuelta...'
España, el país de moda durante la ''década del ladrillo', vio el pasado año como se marchaban 445.130 extranjeros y 62.611 españoles al extranjero, según las estimaciones del INE.
Según el Censo de Españoles Residentes Ausentes (CERA), al que no se apunta un gran número de ciudadanos al marcharse al exterior, desde 2008 ha aumentado un 21,9% el número de emigrantes en el extranjero.
Suiza (75.354), Alemania (88.248) y Reino Unido (54.321) son los destinos favoritos de los españoles, principalmente este último -un 16,4% más que en 2010- porque en los otros dos viven muchos 'exiliados' de las generaciones mayores.
La brecha social
Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) constató que el 10% de los españoles con más ingresos ganaba 11 veces más en 2008 que el 10% más pobre, una brecha salarial que había bajado un 20% desde 1994.
Sin embargo, el 70% de esta reducción se debía al aumento del empleo. "La desigualdad se ha incrementado en los últimos años" con la destrucción de los puestos de trabajo, según la OCDE.
"Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica", recoge la Constitución.
Otro fracaso más del país.
http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/25/economia/1327509030.html