07 julio 2011

Nota-229: ¿Cómo se puede reducir la intensidad de las crisis financieras? (A.Bertran)

El principal problema al que se enfrenta la banca es de refinanciación, ya que se financiaron hipotecas con cédulas hipotecarias con un vencimiento muy inferior y, cuando éstas venzan, en el mejor de los casos, se podrán refinanciar pero a un coste superior al de las hipotecas que concedieron, con lo que estas operaciones tendrán un margen financiero negativo.

Pero además esto supondrá un aumento del coste financiero y un desapalancamiento acelerado de las empresas y familias, con la pertinente caída de la demanda interior que reducirá el crecimiento económico.

Lo que nos puede poner en la misma situación como Irlanda,  en la que el desapalancamiento reduce el crecimiento y el decrecimiento impide el desapalancamiento, porque la deuda siempre está en relación al PIB, con lo que si el PIB se reduce más que la deuda, el desapalancamiento es imposible.

Pongamos un ejemplo, supongamos que una reducción del 1% la deuda reduce el crecimiento económico en 1,1%, si la deuda es del 120%, es imposible que se desapalanque, ya que si reducimos la deuda 1% ésta pasará a ser de Deuda/PIB=118,8/98,68=120,39%>120%, sólo se podría desapalancar si se hiciera una quita de 30 y la deuda fuera de 90%, porque entonces sería 89,1/99,01=89,99%

Los dos principales factores que comportan que un país entre en fallida son:
1º “Los flujos financieros que hacen que se acumulen grandes posiciones en los balances interconectados de instituciones financieras, empresas y hogares. Las diferencias entre las características de estos flujos de entrada y de salida se acumulan en forma de desajustes entre los activos y pasivos de estos balances. Y los grandes flujos de entrada brutos pueden interrumpirse —o incluso invertirse— de forma súbita y provocar una crisis.” Bank of International Settlements. Lo que obliga a llevar a cabo la reforma del sistema financiero, para que se restablezcan estos flujos que se interrumpieron a raíz de la crisis.

2º El tipo de moneda en el que se encuentra la deuda, ya que si se produce una depreciación, las pérdidas serán para el deudor o el acreedor dependiendo de la moneda en la que se han contratado los créditos.

Pero esto choca con el egoísmo cortoplacista, ya que la financiación a corto plazo y en monedas fuertes tiene unos costes financieros menores.

Esto ha obligado a que la normativa de Basilea III, impongan una mayor correlación entre el vencimiento de la hipotecas que se conceden y las cédulas hipotecarias que se usan para financiarlas, de esta forma aunque no hubieran podido hacer hipotecas con tipos de interés tan bajos, ahora no tendrían el problema de refinanciación, que está causando tantos problemas a nuestra economía.

En el caso del tipo de cambio no podemos hacer nada, pero si es importante para países como Brasil, que sus autoridades monetarias prohíban que se endeuden en divisas, porque uno de los factores que le da más solvencia a los EEUU, es que la deuda la tienen en dólares, por lo que con un devaluación del dólar, se pueden sacar de encima una parte importante de su deuda.

Como podemos ver, los ahorros de costes financieros a corto plazo, se terminan pagando a la larga y de golpe, porque no se provisiona el coste del riesgo en las cuentas de resultados.

Es como el que se piensa que con una hipoteca a interés variable, pagara menos que con una hipoteca a interés fijo,  cuando en realidad es como contratar un seguro a tercero o a todo riesgo.

Aunque últimamente parece que les está saliendo bien a los que asumieron más riesgo, ya que los siniestros los están pagando los contribuyentes.

Por lo que una mejor regulación del sistema financiero que minimice el riesgo, aunque pueda aumentar los costes financieros, si también minimizan las crisis financieras, al final no tienen porque perjudicar al crecimiento a largo plazo.

Aunque “la principal línea de defensa ante los riesgos planteados por los desequilibrios financieros es adoptar políticas macroeconómicas contrastadas, que garanticen la estabilidad monetaria y unas estrategias fiscales sostenibles” Bank of International Settlements. Por lo que los principales responsabilidad en evitar las crisis financieras recae sobre las autoridades monetarias.

Nota: esta nota está inspirada en el informe del  Bank of International Settlements, que he puesto como link y, que recomiendo su lectura a todos los que quieran tener una idea más clara, de cómo los desequilibrios de balanza de pagos y los flujos de capitales, nos llevaron a la crisis financiero.

http://www.bis.org/publ/arpdf/ar2011_3_es.pdf
per l'Albert Bertran Pascual el dimecres, 6 / juliol / 2011 a les 21:12