21 julio 2011

N-240- Privilegio exorbitante. Auge y caída del dólar segun Barry Eichengreen

El dólar y el color de las cebras
     Exorbitant Privilege. The Rise and Fall of the dollar dollar
                                                             (Barry Eichengreen, OUP, 2011)

El dólar y el color de las cebras (M.Conthe)
El nuevo libro de Barry Eichengreen, publicado por Oxford University Press, es una magnífica crónica -rigurosa, clara y entretenida- que relata no sólo la transformación del dólar, a partir de la 1ª Guerra Mundial, en principal moneda internacional de reserva, sino también otrios; sino también los restantes acontecimientos financieros que han acompañado ese proceso –como la creación del euro, la crisis de las hipotecas sub-prime,  o la acumulación de reservas en dólares por China y otros países, tras la crisis del Sudeste Asiático de 1997-1998-.
Anécdotas monetarias 
Eichengreen sazona su libro con anécdotas divertidas y observaciones irónicas. He aquí algunas:
- La tradicional suspicacia política en Estados Unidos hacia la creación de un Banco Central hizo que, tras el pánico de 1907, el proyecto de Ley por el que se creó en 1913 la Reserva Federal se redactara en secreto en el Club de la Isla de Jekyll (Georgia) –el lugar de la foto, uno de los lugares predilectos de caza de J.P.Morgan-, por un selecto grupo de senadores y banqueros, que llegaron discretamente en tren desde Washington y Nueva York, haciéndose pasar por  cazadores (por eso, algunos libertarios americanos han llamado a la Reserva Federal "el monstruo de Jekyll Island").

- Las crisis monetarias antiguas no tuvieron siempre tanta notoriedad pública como las crisis financieras recientes. Los británicos se enteraron, por ejemplo, por sorpresa de la devaluación de la libra de noviembre de 1967 cuando un sábado neblinoso la BBC interrumpió la emisión de la película “Un grito en la niebla” (Midnight Lace) - una de las pocas películas de miedo que protagonizó por Doris Day- para anunciar que su moneda había sido devaluada el 14%
[Pueden verse más detalles en "The agony of the pound", en la revista "Time" del 24 de noviembre de 1967]).
- Cuando a finales de los años 60 se crearon los Derechos Especiales de Giro (DEG o, en inglés,Special Drawing Rights), se produjo entre las autoridades financieras un debate sobre la naturaleza del nuevo "instrumento financiero": ¿constituía una mera línea de crédito entre Bancos Centrales (como defendía Francia) o era un genuino "activo de reserva", susceptible de incluirse en las reservas de divisas de un país (como defendían muchos otros países, incluido Estados Unidos)?. El entonces presidente del Banco Central alemán, Otmar Emminger, rechazó esa dicotomía y puso de manifiesto la naturaleza dual de los DEG con una célebre analogía: ¿son las cebras animales blancos con rayas negras o negros con rayas blancas?
[Más detalles en "El zoo monetario internacional" fuente 2].
- En vísperas de las elecciones de 1972, Nixon pidió al Presidente de la Reserva Federal que había designado, Arthur Burns, que relajara la política monetaria, de forma que si erraba fuera por inflacionista, no por restrictiva. Como se resistía, para ablandarle encomendó a un futuro colaborador en el escándalo Watergate que le hostigara desde la prensa, difundiendo el rumor falso de que había pedido para sí una subida de sueldo. 
[Las presiones de Nixon sobre Arthur Burns salieron a la luz tras la publicación de las cintas de la Casa Blanca, como se expone en este artículo. Nixon ya había puesto de manifiesto su falta de respeto a la independencia de la Reserva Federal en 1970, cuando no renovó en su puesto de presidente a William McChesney Martin, autor del enfoque de política monetaria que en una crónica denominé la "doctrina del aguafiestas"].
- En la primavera de 1973, Paul Volcker, por entonces alto funcionario del Tesoro, viajó por medio mundo tratando de presionar a los aliados de Estados Unidos, de forma discreta, para que respetaran el Acuerdo del Smithsonian de diciembre de 1971, por el que se ampliaron las bandas de fluctuación en torno al dólar (siguiendo una inveterada tradición de los políticos americanos, Nixon había calificado ese acuerdo el día de su firma como “el acuerdo monetario más importante de la Historia, después del de Bretton Woods”). Pero los 2 metros de estatura de Volcker hicieron imposible que la prensa alemana no lo reconocieran cuando viajó a Bonn y expusieron sus planes. Pocos días después el marco alemán empezó a flotar libremente frente al dólar: el mayor acuerdo monetario de la historia estuvo en vigor poco más de un año.
- En marzo de 1978 el presidente Carter nombró presidente de la Reserva Federal a William Miller, un industrial de humilde origen, apasionado del pleno empleo, que consideraba que la lucha contra la inflación no era cometido de la política monetaria. En su etapa el dólar se depreció tanto que a los soldados americanos en Alemania sus colegas de la OTAN les regalaban tabaco y comida. Tras 15 meses en el puesto, fue sustituido por Paul Volcker, quien subió los tipos de interés, produjo una fuerte recuperación del dólar y, a costa de una recesión, logró erradicar la inflación.
- El Canciller Kohl persiguió con la misma tenacidad la reunificación alemana y la integración europea que a su primera mujer, a la que como novios le dirigió más de 2.000 cartas de amor.[Más detalles en "La perseverancia de Kohl"].

- La Universidad de Harvard llegó a invertir hasta el 16% de su fondo patrimonial en bosques en Nueva Zelanda. Cuando durante la crisis de 2008-2009 necesitó tesorería, tuvo dificultad para vender tanta madera. No siempre es fácil encontrar alternativas líquidas al dólar.

Ideas esenciales
Pero el libro de Eichengreen no es sólo ameno: también es profundo y riguroso. Algunas de las ideas principales que expone son las siguientes:
- Para que una moneda se convierte en divisa internacional de reserva debe cumplir varias condiciones esenciales: que el país que la emita tenga suficiente tamaño, posea un mercado financiero libre y bien desarrollado, tenga un Banco Central dispuesto a proporcionar liquidez en situaciones de emergencia y cuente con el respaldo de un país y un Estado que goce de buena salud económica y una situación fiscal sostenible, de forma que su moneda suscite confianza internacional.
La Reserva Federal no se creó hasta 1913, lo que prolongó la primacía internacional de la libra esterlina incluso tras el inicio del declive económico del Reino Unido.
- Cuando una moneda se vuelve dominante como divisa internacional –como moneda de facturación, de denominación de instrumentos financieros y de activo de reserva-, la mera inercia y las “externalidades de red” afianzarán esa posición, porque la interdependencia entre los agentes económicos hará que ninguno de ellos pueda, por sí solo, empezar a utilizar otra distinta.
- El General De Gaulle y los economistas francés –Jacques Rueff y, más tarde, Giscard D´Estaing- se quejaron del “exorbitante privilegio” de Estados Unidos al poder financiarse en su propia moneda, pero fracasaron en su intento de hacer del oro el verdadero centro del sistema monetario internacional. Por eso, incluso tras el abandono en 1971 de la convertibilidad externa del dólar en oro, la divisa americana mantuvo la primacía como moneda internacional de reserva.
[En "¿Quién dijo privilegio?" analicé las críticas francesas al "privilegio exorbitante" del dólar].
- La desregulación de los mercados financieros ha producido con frecuencia una euforia y una expansión crediticia –dirigida con frecuencia al sector inmobiliario- que ha terminado en crisis. Ocurrió en Japón, con el “Big Bang” de los años 80. Ocurrió en Estados Unidos, por la oposición de Alan Greenspan –apoyada por Bob Rubin y Larry Summers- a que se regulara el mercado de derivados. China deberá tener cuidado si para promover Shangai como centro financiero internacional aplica una política de desregulación.
- Las fases de debilidad del dólar, al provocar una apreciación del marco alemán tanto frente al dólar como frenet al franco francés, impulsaron los proyectos de integración monetaria europea, como fueron los Acuerdos de la Serpiente (1973) y el Sistema Monetario Europeo (1979). Tras el Informe Delors (1989), el verdadero impulso de la moneda única fue la unificación alemana y el deseo del Canciller Kohl de reforzar, en paralelo, la integración europea. La moneda única no se vio acompañada por la integración fiscal preconizada en el Informe Werner (1969). Aunque el Banco Central Europeo ha actuado con eficacia, tanto antes como después de la actual crisis financiera, el euro es un caso singular de “moneda sin Estado”.

"El euro es un proyecto político. Es su debilidad, porque explica que fuera creado antes de que existieran las condiciones precisas para que funcionara bien. Pero es también su fortaleza, porque explica que los países miembros se sientan ahora obligados a completarlas. Lo más probable es que el euro salga fortalecido de su crisis”. 

- Los Derechos Especiales de Giro (DEG) no podrán jugar un papel significativo como moneda internacional de reserva, porque eso exigiría su amplio uso en los mercados financieros privados, intentó que ya fracasó en los 80. Las elogiosas referencias al DEG de las autoridades chinas deben entenderse como una mera llamada de atención a Estados Unidos para que preserva la estabilidad del dólar, moneda en la que China mantiene una ingente cantidad de reservas. China parece albergar la esperanza de que en 2020 su propia moneda, el renminbi, sea utilizada como moneda internacional de reserva, pero eso exigiría reformas cuya realización es dudosa. No hay que descartar, sin embargo, que el mundo puede encaminarse hacia un sistema monetario más multipolar, en el que el dólar mantenga una posición hegemónica como divisa global, pero el euro, el renminbi y, tal vez, la rupia india o el real brasileño ocupen un papel destacado como monedas de reserva regionales.
- No es previsible que una crisis entre Estados Unidos y China pueda llevar a ésta a una venta masiva de sus reservas en dólares, porque ella misma sufriría pérdidas. Tampoco es probable un pánico espontáneo en los mercados de divisas que lleve a un hundimiento del dólar que ni la Reserva Federal ni los restantes Bancos Centrales puedan controlar. La verdadera amenaza a la hegemonía del dólar podría surgir de la incapacidad de Estados Unidos para reducir el déficit presupuestario que, provocado por las rebajas de impuestos de  Bush y la evolución del gasto en pensiones, se vio agravado por la crisis financiera.

El dólar y el color de las cebras M.Conthe
Fuente 1 :http://www.expansion.com/blogs/conthe/2011/07/20/exorbitant-privilege-the-rise-and-fall.html
fuente 2:http://www.expansion.com/blogs/conthe/2009/04/07/el-zoo-monetario-internacional.html
http://www.exorbitantprivilege.net/
-------------------

How Richard Nixon Pressured Arthur
Burns: Evidence from the Nixon Tapes
Burton A. Abrams
http://cba.unomaha.edu/faculty/mwohar/web/links/Donestic_Money_papers/Abrams_jep-v20n42006.pdf

La hegemonia del dolar, por tener la paella por el mango...en los BW contra las ideas de Keynes ( el Bancor seria establecido en relación a 30 mercancías básicas, International Currency Union, y los DEG )
En la conferencia de BW, se adoptó un nuevo plan: el dólar estadounidense seria adoptado como moneda general de intercambio y ahorro y su valor se fijaría permanentemente en relación al oro (a la tasa de 35 dólares por onza de oro) y el valor del resto de las monedas nacionales serían establecidas en relación al dólar.
Ese sistema persistió hasta el colapso -en 1971- de los acuerdos, cuando EEUU -bajo la presidencia de Nixon abandonó la obligación de cambiar dólares por oro a esa tasa, lo que condujo directamente a la Crisis del petróleo de 1973.


La acumulación sin precedentes de los actuales desequilibrios en cuenta corriente, la volatilidad de los enormes flujos de capital especulativo que cruzan fronteras y conllevan una fuerte acumulación de divisas en algunos países y profundos déficit en otros, ha implantado el actual entorno caótico donde el gran perdedor ha sido el capitalismo productivo.
---
Un informe del FMI del 4 de Noviembre de 2010, bajo la presidencia de Dominique Strauss-Kahn, da cuenta de cómo se pretende abandonar al dólar como divisa internacional, para crear una divisa estilo Bancor. http://www.imf.org/external/np/pp/eng/2010/041310.pdf
http://www.econ.jku.at/members%5CLandesmann%5Cfiles%5CWS08%5C239339%5CDiplomarbeit_Klaffenboeck_zentrale_kapitel.pdf
---------------
 grafica JC Barba

Grafica de M3 (azul) es la cantidad total de moneda en circulación. Se dejó de calcular oficialmente en 2005 y ShadowStats(SGS) USA hace todo lo posible para recuperar esta M3---via manuelgar
--------------
-http://ineteconomics.org/sites/inet.civicactions.net/files/BWpaper_EICHENGREEN_040811.pdf

-http://ineteconomics.org/people/not-published/barry-eichengreen
------------------
Nixxon
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=iRzr1QU6K1o
-----------------
En 1964, eran las economías de Europa que crecían rápidamente y seguían reduciendo su retraso respecto de Estados Unidos, las que gritaban contra la Reserva Federal. Estados Unidos estaba "exportando inflación"
BARRY EICHENGREEN (*)
Ahora que el gobierno francés -¡ellos otra vez!- ( lo intentaron en 1964), se ha comprometido a hacer de la reforma monetaria internacional el núcleo de su presidencia del G-20 en 2011, conviene recordar el cuento ejemplar del decenio de 1960.
En aquella época, la diplomacia monetaria internacional estaba centrada en la creación de una nueva forma de reservas internacionales, lo que llegaron a ser los derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional. La idea consistía en que, al emitir DEG, el FMI brindaría un medio substitutivo de acumular dólares a las economías que estaban reduciendo su retraso e intentaban acumular reservas. EEUU ya no podría acumular déficits de la balanza de pagos "sin sufrir". Se podría frenar la política americana sin privar de liquidez a la economía mundial.

El intento fracasó completamente. Los derechos especiales de giro nunca llegaron a ser una atractiva opción substitutiva del dólar, pues solo eran un modesto complemento de los dólares y otras unidades nacionales de uso internacional.
Como no tenían confianza en el FMI para que asumiera las competencias de un banco central mundial, sus miembros establecieron obstáculos muy fuertes a la creación de DEG. Tampoco se desarrollaron mercados privados con instrumentos denominados en DEG, lo que, a su vez, limitó su atractivo para los bancos centrales.

El otro centro de las negociaciones en el decenio de 1960 fue el intento de aumentar la flexibilidad de los tipos de cambio. Las propuestas al respecto -como reacción a la aparición de superávits crónicos en Alemania e Italia y déficits crónicos en EEUU- atrajeron la atracción cada vez más, una vez que las negociaciones sobre los derechos especiales de giro se consumieron en 1968.
Pero, como había otros países que habían disfrutado de dos decenios de crecimiento impulsado por la exportación gracias a haber vinculado sus divisas con el dólar, había renuencia a cambiar algo que iba bien. Aunque el FMI, en un importante informe sobre los tipos de cambio de mediados del decenio de 1970, hizo suyo el principio de una mayor flexibilidad, no ofreció ideas nuevas para lograr que los países avanzaran en esa dirección ni propuso nuevas sanciones contra los que se resistieran. Los desequilibrios internacionales siguieron aumentando hasta que el sistema se desplomó estrepitosamente en 1971-1973.
Las recientes alusiones del gobierno francés sobre su programa de reforma para 2011 indican que, al contrario de las elucubraciones anteriores, el núcleo de sus iniciativas no será la atribución de un papel más importante a los derechos especiales de giro. En cambio, el gobierno de Sarkozy procurará crear mecanismos para gestionar la transición a un sistema monetario internacional en el que el dólar, el euro y el renminbi desempeñen papeles mundiales relevantes.

Se trata de un paso adelante, que refleja las enseñanzas reales ofrecidas por la historia, pero los franceses no han indicado que vayan a pedir la aplicación de sanciones a los países con superávits crónicos que no ajusten sus divisas. La inexistencia de esas sanciones fue la deficiencia decisiva del sistema original de Bretton Woods y sigue siéndolo del nuestro... no por casualidad denominado Bretton Woods 2.

Sin sanciones para vigilar los desequilibrios mundiales, ese paso francés adelante nos situará a medio camino sobre un abismo enorme. En el aire, sin suelo firme abajo ni impulso suficiente para llegar hasta el otro lado, no es donde debe estar la economía mundial.
Exorbitant Privilege: The Rise and Fall of the Dollar and the Future of the International Monetary System Economía-De vuelta al decenio de 1960-Por BARRY EICHENGREEN

-------------
No defiendo toda la teoria de Keynes, solo una parte, la referida a la arquitectura financiera,pero hacer un repaso siempre es interesante.

http://articulosclaves.blogspot.com/2011/05/el-fantasma-de-keynes-vuelve-profetico.html


-Limitaciones de las teorías de Keynes por los cambios de la crisis del 73 y por los cambios en la globalización actual
http://economiasinfronteras.wordpress.com/2010/06/10/muerte-y-resurreccin-de-keynes/

2 comentarios:

DFC dijo...

Ramón,
Muy buen artículo, pero hecho de menos una referencia al verdadero origen del dólar como moneda de reserva, que no es otro que los acuerdos de seguridad con Arabia Saudita y otros países del Golfo Pérsico que hace que sólo pueda comprarse petróleo a la OPEP usando dólares, sea cual sea su valor, y eso es así un poco por lo que dice Eichengreen pero sobretodo por la potencia militar de USA

Por otro lado leyendo lo que aparece de que DSK pretendía resucitar los Bancor de Keynes y devaluar el dólar como moneda de reserva, no me extrañaría una correlación entre esto y el escándalo con la camarera...

Por otro lado, el acoso continuo al Euro a través de las deudas soberanas, ¿no provendrá en buena parte por el miedo a que pueda derribar el "privilegio exorbitante" de ldólar?

Ramon.M.S. dijo...

DFC, Hagan lo que hagan van a perder hegemonia del dolar, porque el escenario actual ya no es el de los años 70.
Deberan ceder a unos nuevos BW, con las ideas que no dejarón aplicar a Keynes