01 marzo 2011

N-100 -Apalancamiento vs desapalancamiento

Las empresas, utilizan el apalancamiento de forma  positiva cuando un incremento de la deuda aumenta la rentabilidad financiera de la empresa.

Cuando en una economía no hay contracción de crédito, hay dinero abundante para todos, muchas veces se asumen unos riesgos por encima de las posibilidades de cada uno, sea empresa, familia o país.

No se realizan planes de viabilidad ni planes de contingencia, y los pocos que se realizan suelen ser optimistas porque todo se puede financiar y refinanciar, son planes del tipo: el año siguiente creceremos un 10 %, ampliaremos la red de ventas en 25 empleados...etc.

Por el contrario en una época de desapalancamiento, las pymes se pueden encontrar con dificultades para refinanciar las pólizas de crédito, incluso para el día a día, es cuando el estado debe establecer mecanismos para que sigan los bancos y cajas haciendo su función social, canalizar el ahorro hacia las inversiones. En el caso de que B y C dediquen el dinero socializado a solucionar sus excesos, dejando a la economía productiva sin créditos las pymes se ven forzadas al cierre.

En otros casos podemos también encontrar problemas serios, cuando las empresas dedican un excesivo apalancamiento para actividades que no son las ordinarias de la empresa, si el apalancamiento  es utilizado para multiplicar resultados en la especulación, mediante los Futuros financieros y los CFDs.

Los bancos e instituciones financieras en el pasado estaban apalancados a razón de 15 a 1, después pasaron a un 30 a 1, en el caso de EEUU se excedieron con relaciones de 100 a 1 y hasta 300 a 1 (en los momentos eufóricos, los bancos con el apalancamiento ganaban un dineral astronómico.) Si estas apalancado 100 a 1 y tus papeles suben 1% entonces duplicas tu dinero (se  crean  las burbujas financieras)

Son las instituciones independientes, los gobernantes, quien deben de controlar a los bancos y a las instituciones financieras, si no lo hacen puede ser por dos motivos,  lo permiten  porque "les va bien" la huida hacia delante o bien por desconocen los riesgos sistémicos.

La parte de  B y C que son zombis, paralizan la actividad. El estado debe pasar a la acción porque el desapalancamiento provoca una recesión de balance (fue el caso del brutal desapalancamiento de Japón, que aun están sufriendo).
En el caso de que  el estado solo capta dinero para pagar sus deudas y mantener al estado, y se produce el efecto expulsión (el  efecto desplazamiento "crowding - out", el estado acapara el dinero escaso, al tener mas capacidad que una empresa) nos encontramos que el estado no tiene dinero para impulsar la economía. El país por si solo no sale de la crisis, por esto es necesario acciones como se indican en la nota anterior n.99 (sistema europeo de bonos),  un impulso fuerte mediante bonos para creación de empresas y trabajo.

Sobretodo se debe insistir que el desapalancmaiento aun no ha acabado, su suben los intereses antes de acabar dicho desapalancamiento la salida de la crisis sera muy lenta.

Tambien inisitir en las causas de nuestra crisis: elevado endeudamiento y el deficit comercial
Insistir que cuando estamos en una recesion de balance, el desapalancamiento si es muy fuerte y rapido, acaba oxidando toda la maquinaria del pais.
-----------------

EL Gran Desapalancamiento I – II
by Tano Santos on 12/03/2011 post completo en http://www.nadaesgratis.es/ resumido :

Nuestro país tiene un problema de crecimiento y apalancamiento.
-Este post ofrecer una perspectiva histórica sobre este problema así como unas simulaciones sencillas sobre cómo pensar o calibrar el proceso de desapalancamiento que nos espera. Para los que no quieran ir más allá: Nuestro país va a tener muy difícil desapalancarse mediante crecimiento.
La única forma de hacerlo en un periodo de tiempo razonable es mediante la reducción de los balances. Esta reducción sólo puede ocurrir mediante una combinación de pago de la deuda, quiebras y disminución de crédito. Esto sólo puede ser un freno adicional a nuestro crecimiento, lo que a su vez tiene implicaciones importantes para la evolución de las finanzas públicas. Como hemos señalado en anteriores posts, la estrategia seguida por los países en crisis ha sido la de garantizar los balances de las entidades financieras para así facilitar el desapalancamiento, de familias, empresas y otras entidades financieras, en un entorno de enorme liquidez publica. Dadas las negras perspectivas de crecimiento de nuestra economía esta disminución del tamaño de los balances sólo puede ser a costa de una nueva generación de crédito y es aquí donde la actividad de las medianas y pequeñas empresas va a resultar perjudicada.

A-Breve historia del volumen de crédito en nuestro país como porcentaje del PIB.
Para ello miro al crédito emitido por las entidades financieras. La primera figura muestra el ratio del volumen de crédito vivo emitido por las entidades de crédito a otros sectores residentes (familias y empresas; se excluyen crédito a otras instituciones financieras y a las AA.PP.; serie BE041301 del Boletín Estadístico del Banco de España) dividido por el PIB. La serie es trimestral y los datos están disponibles desde el año 1970 (la serie del PIB esta construida básicamente juntando los datos de la contabilididad nacional con base 1986 con los mas recientes y haciendo las correspondientes cambios de pesetas a euros; anualizo los datos del PIB trimestrales). Muestro también una tendencia estocástica construida con un MA-20, que es una forma básicamente de estimar una tendencia que este en el conjunto de información del supervisor bancario.

Nótese que nuestro país muestra una estabilidad digna de mejores causas durante la década de los setenta y ochenta e incluso hasta mediados de los noventa; a partir de ahí la feroz burbuja de crédito arranca de una forma rapidísima, arrastrando a la tendencia unos trimestres mas tarde. España pasa de tener un volumen de crédito vivo del 60 por ciento del PIB a un pico del 180%. Se nota además una aceleración típica del proceso de la burbuja hacia finales del 2004.
Una posibilidad es que nuestro país, una vez garantizada nuestra entrada en el euro sufre un proceso de profundización financiera que los lleva a alcanzar cotas de apalancamiento similares a la de otros países de nuestro entorno.
Crédito concedido por las entidades financieras a otros sectores residentes como fracción del PIB para España (línea roja), Alemania (línea negra), Francia (línea azul) e Italia (línea verde). Trimestral. Desestacionalizado con un MA-4. 1998TIV a 2010TIV. Fuente: Eurostat.

El grafico 2 muestra el mismo ratio calculado para nuestro país, junto a los de Alemania, Francia e Italia (utilizo un MA-4 para eliminar estacionalidad). Los datos son ahora de Eurostat y están disponibles desde 1997Q4 hasta 2010Q4; los datos españoles de crédito son prácticamente idénticos a la serie anterior (be04301) con lo que sospecho que esta es la fuente de Eurostat. El ratio alemán estaba por encima de los tres países latinos, aunque no mucho, y es estable durante todo este ciclo (que incluye un profundo reajuste de la economía alemana). Francia e Italia convergen al nivel alemán, alrededor del 100% de volumen de crédito vivo sobre el PIB, durante este periodo. Nuestro país muestra un comportamiento muy diferente: Desde un nivel inicial similar al de Francia e Italia inicia una subida imparable que le lleva a doblar su nivel de apalancamiento inicial y superar ampliamente a estos tres países que forman el centro de la eurozona.
Crédito concedido por las entidades financieras a otros sectores residentes como fracción del PIB para España (línea roja), Alemania (línea negra), Francia (línea azul), Italia (línea verde), Irlanda (línea marron) y media de la eurozona (línea morada). Trimestral. 1997TIV a 2010TIV. Fuente: Eurostat.
Nuestra experiencia por supuesto no es única. El tercer grafico muestra los datos, ahora sin desestacionalizar, donde he incluido Irlanda así como la media de los países de la eurozona. El apalancamiento irlandés si cabe es aún más brutal (por cierto, los datos portugueses muestran un apalancamiento solamente ligeramente inferior al español).
La pregunta es por supuesto si España es un país que requiere un mayor apalancamiento por motivos estructurales. Quizás la mayor tasa de propiedad inmobiliaria en las familias españolas requiere de un mayor volumen de crédito vivo; quizás la expansión de nuestras grandes empresas requería de una mayor generación de crédito. Todo esto puede que sea cierto pero es difícil creer que nuestro país necesite de niveles de crédito vivo superiores a Alemania, Francia o Italia, naciones diversas con distintas necesidades de financiación, tasas de ahorro, tejido empresarial, y aún así con niveles de crédito sobre el PIB muy parecidos. En el siguiente post hago un simple ejercicio donde calculo distintos escenarios de desapalancamiento.


  • En el anterior post vimos que nuestro país tiene un ratio de crédito vivo sobre el PIB elevadísimo cuando se le compara con el de otros países de nuestro entorno y que esto sugiere que entramos en una fase novedosa de nuestra historia económica reciente que implica una reducción del tamaño de los balances. Como mostramos en el grafico 1, el episodio vivido por España durante la última década es completamente anómalo dada la muestra disponible desde 1970: A pesar de que nuestro país no ha sido inmune a las crisis bancarias el ratio de volumen a PIB ha sido relativamente constante y muy estable. También vimos que con la excepción de Irlanda nuestro país esta muy fuera de las normas de las naciones centrales en la eurozona (Alemania, Italia y Francia) que tienen un nivel de este ratio alrededor de 1. Una vez más nada hay de mágico en este número y puede que nuestro país necesite de niveles de apalancamiento superiores al de otros países (aunque esto requeriría explicar porqué esta mayor profundización financiera ocurre precisamente durante la burbuja inmobiliaria.)
  • Crédito concedido por las entidades financieras a otros sectores residentes como fracción del PIB. Trimestral. 1998TIV a 2010TIV, junto a proyección en tres escenarios. Escenario 1 (azul): Crecimiento trimestral del PIB nominal del 2%. Escenario 2 (roja): Disminución del crédito del 5% trimestral y crecimiento trimestral del PIB nominal del 2%. Escenario 3 (negra): Disminución del crédito 2.5% trimestral y crecimiento trimestral del PIB nominal del 1.5%. La linea vertical esta en 2011Q1. Fuente: Eurostat y elaboración propia.

    Imaginemos por tanto que nuestro país inicia un proceso de desapalancamiento. Esto requiere la combinación de una disminución del nivel de crédito concedido y crecimiento nominal del PIB. El gráfico 2 muestra la serie analizada junto a una serie de proyecciones hechas bajo distintos escenarios. En el escenario 1, que es un caso extremo, no hay una disminución del crédito vivo pero la economía española experimenta una notabilísima mejoría que la lleva al PIB nominal a crecer un 2% trimestralmente que es un ritmo de crecimiento brutal. En este escenario tan optimista España llega al nivel de apalancamiento de Alemania, Francia o Italia en el tercer trimestre de 2017. El crecimiento por sí solo no alcanza a desapalancar a nuestra economía en un periodo razonable de tiempo. Claramente este es un caso poco razonable pues implica un ritmo de crecimiento insólito y ninguna disminución del crédito vivo nominal. Si combinamos estas tasas de crecimiento nominal con una disminución del crédito del 5% cada trimestre obtenemos el escenario 2, en el que la economía española se desapalanca a una velocidad de vértigo y alcanza el 100% de crédito a PIB en 2012Q2, esto es, en siete trimestres. Para tener una idea de la magnitud de una reducción del crédito del 5%, la cantidad en el presente trimestre en euros seria de unos €94,190 millones de euros, esto es de un 9% del PIB actual.
    Claramente es probable que nuestra historia económica futura este entre estos dos escenarios extremos. Un escenario quizás mas cercano a la estimación media de algunos sea el escenario 3, que contempla un optimista crecimiento intertrimestral del 1.5% y una reducción del crédito de un 2.5%. En este caso nuestra economía converge en su nivel de apalancamiento hasta ese mágico ratio de 1 en el primer trimestre de 2014Q1, esto es en tres años. Esto implica tres años más de limitaciones de crédito y de lastre del sector financiero de la economía española.

    Repitámoslo: Lo que estos gráficos muestran es que va requerir de mucho crecimiento nominal el salir de esta crisis de endeudamiento y que para nuestro país, con pocas perspectivas de crecimiento, esto no parece una estrategia viable. Esto sólo deja la reducción de balances como alternativa y si el crédito a PYMES procede mayoritariamente de instituciones financieras residentes el futuro de nuestras pequeñas y medianas empresas es realmente duro. Una alternativa es por supuesto un incremento de la presencia de instituciones financieras no residentes en nuestro país.
    Es importante además no perder de vista una observación que impide el comparar nuestro caso con experiencias anteriores en otros países y es que en otras crisis de endeudamiento, la ruptura de la burbuja de crédito vino acompañada de una notable devaluación de la moneda nacional y que esto resulta en un fuerte incremento de la demanda externa que a celera el crecimiento y con ello la disminución de los ratios de apalancamiento y esto genera una dinámica positiva que lleva a una recuperación mas rápida de lo que en principio podría pensarse. No lo podemos repetir bastante: Nuestra pertenencia al euro lo hace todo novedoso y a su vez más difícil.
    Desde el principio se ha seguido la política de evitar quiebras a toda costa, de consolidar balances y absorber perdidas mediante el lento proceso de aprovisionamiento. He sostenido en muchas ocasiones en este blog que la magnitud de nuestro problema era tal que esta estrategia, eficaz en crisis normales, condenaba a nuestro país a años de crecimiento mediocre y crisis continuas de liquidez. Nuestros gestores han preferido la crisis de baja intensidad pero duradera a una resolución mas agresiva de nuestros problemas y que pasase por una separación clara de lo publico y lo privado. Esto, me temo, nos condena al menos a un par de años más, como mínimo de bajo crecimiento y asfixia de las pequeñas y medianas empresas.
    Pero lo que es peor, expone a nuestro país que cualquier contratiempo de la economía global (una segunda recaida de la economía estadounidense, una ruptura del crecimiento chino, un agravamiento de la crisis en el mundo árabe, el esperado rescate de la economía portuguesa) a nuevas crisis de liquidez que nos pille, ahora sí, sin instrumentos para atacarla. Una aclaración importante: ¿Quiere esto decir que estamos condenados a más años de sustos y crisis de liquidez? No necesariamente. Recuérdese que un problema urgente de nuestra economía es la refinanciación de la deuda mayorista de, por ejemplo, las cajas de ahorro. Como ya comenté en algún post el problema es que la expansión de los balances de nuestra cajas, por concentrarnos es ellas, se financia mediante emisión en mercados mayoristas y que es la refinanciación de esta deuda la que está en el origen de nuestros problemas pues el mercado y los inversores en general tiene muchas dudas sobre su solvencia (Véase el grafico 2 que muestra el porcentaje del balance de las cajas que está financiado mediante deuda emitida en el mercado mayorista con distintas fechas de vencimiento.) En el momento que está cantidad disminuya el desapalancamiento continuará pero ahora sin la necesidad urgente de buscar fuentes para refinanciar la deuda que venza. La evolución de todas estas variables es compleja pero el futuro no parece prometedor
     Fedea

    Apalancamiento:
    http://brujulaeconomica.blogspot.com/2009/01/apalancamiento-excesos.html
    http://brujulaeconomica.blogspot.com/2011/02/n-88-crisis-compleja-1teoria-deuda.html

    Errores instituciones:
    http://articulosclaves.blogspot.com/2011/02/control-sobre-el-fmi-errores-muy-graves.html

     



Las empresas, utilizan el apalancamiento de forma positiva cuando un incremento de la deuda aumenta la rentabilidad financiera de la empresa.

Cuando en una economía no hay contracción de crédito, hay dinero abundante para todos, muchas veces se asumen unos riesgos por encima de las posibilidades de cada uno, sea empresa, familia o país.


No se realizan planes de viabilidad ni planes de contingencia, y los pocos que se realizan suelen ser optimistas porque todo se puede financiar y refinanciar, son planes del tipo: el año siguiente creceremos un 10 %, ampliaremos la red de ventas en 25 empleados...etc.


Por el contrario en una época de desapalancamiento, las pymes se pueden encontrar con dificultades para refinanciar las pólizas de crédito, incluso para el día a día, es cuando el estado debe establecer mecanismos para que sigan los bancos y cajas haciendo su función social, canalizar el ahorro hacia las inversiones. En el caso de que B y C dediquen el dinero socializado a solucionar sus excesos, dejando a la economía productiva sin créditos las pymes se ven forzadas al cierre.



En otros casos podemos también encontrar problemas serios, cuando las empresas dedican un excesivo apalancamiento para actividades que no son las ordinarias de la empresa, si el apalancamiento es utilizado para multiplicar resultados en la especulación, mediante los Futuros financieros y los CFDs.



Los bancos e instituciones financieras en el pasado estaban apalancados a razón de 15 a 1, después pasaron a un 30 a 1, en el caso de EEUU se excedieron con relaciones de 100 a 1 y hasta 300 a 1 (en los momentos eufóricos, los bancos con el apalancamiento ganaban un dineral astronómico.) Si estas apalancado 100 a 1 y tus papeles suben 1% entonces duplicas tu dinero (se crean las burbujas financieras)



Son las instituciones independientes, los gobernantes, quien deben de controlar a los bancos y a las instituciones financieras, si no lo hacen puede ser por dos motivos, lo permiten porque "les va bien" la huida hacia delante o bien por desconocen los riesgos sistémicos.



La parte de B y C que son zombis, paralizan la actividad. El estado debe pasar a la acción porque el desapalancamiento provoca una recesión de balance (fue el caso del brutal desapalancamiento de Japón, que aun están sufriendo).

En el caso de que el estado solo capta dinero para pagar sus deudas y mantener al estado, y se produce el efecto expulsión (el efecto desplazamiento "crowding - out", el estado acapara el dinero escaso, al tener mas capacidad que una empresa) nos encontramos que el estado no tiene dinero para impulsar la economía. El país por si solo no sale de la crisis, por esto es necesario acciones como se indican en la nota anterior n.99 (sistema europeo de bonos), un impulso fuerte mediante bonos para creación de empresas y trabajo.





Apalancamiento:

http://brujulaeconomica.blogspot.com/2009/01/apalancamiento-excesos.html

http://brujulaeconomica.blogspot.com/2011/02/n-88-crisis-compleja-1teoria-deuda.html



Errores instituciones:

http://articulosclaves.blogspot.com/2011/02/control-sobre-el-fmi-errores-muy-graves.html