23 marzo 2011

n-128 La visión de la economia Turulonse...(y mundial ) de Jose A.Perez Cebrian

VII-Edicion premios empresariales CET-CEPYME - Cámara de Teruel.

MI VISIÓN DE LA ECONOMÍA TUROLENSE.

Es imposible hablar de lo local sin situarnos en lo global, y es imposible analizar lo global desde una visión cortoplacista, desde el ruido mediático y desde el ruido interesado que el ruedo político y económico e ideológico nos depara todos los días, pretendiendo arrimar el ascua a su sardina; es complicado analizar los datos desapasionadamente cuando en este país parece que estamos permanentemente en período electoral con insultos y descalificaciones que no suelen ser habituales en los países de larga trayectoria democrática. Posiblemente nunca serán tan necesarios los pactos de estado que no se han hecho en los últimos dos años. Paragrafeando a Unamuno “me duele España” porque tenemos la mayor crisis de liderazgo de la historia reciente. Si Joaquín Costa levantara la cabeza nos diría que en una casa de cristal no se pueden tirar piedras.


En lo global no podemos olvidar que en los últimos 100 años se han producido dos grandes crisis económicas y una decena de pequeñas crisis, amén de dos grandes guerras y el período de crecimiento más largo en el mundo occidental, a la vez que subsiste el hambre de más de 1000 millones de personas, a la vez que hay una especulación sobre materias primas sin precedentes.

Esta crisis que tiene sus anclajes en 2007 y su explosión en otoño del 2008, va mutando como un maldito virus que genera nuevos problemas superpuestos a los viejos. En ocasiones fue la falta de liquidez, o la solvencia o el inmobiliario, o la irreal economía financiera y la especulación sobre monedas, bolsa, tipos de interés, deuda pública, materias primas, etc. Enorme complejidad que ha hecho que todos los gobiernos estén perdiendo elecciones en sus países, que todos los organismos internacionales se hayan visto incapaces de resolver nada ni de acertar en sus predicciones y proyecciones, y en especial el FMI y las agencias de calificación. Estamos en un momento delicado donde se dilucida si construimos el siglo XXI o volvemos al siglo XX o incluso más atrás.

Efectivamente sabemos poco de economía y yo no soy una excepción, y lo más sencillo sería para mí recitar un centenar de cifras ampliamente repetidas y sabidas e interpretadas cada cual según sus intereses gregarios o individualesc. De hecho, en los tres últimos años, se han dicho tantas mentiras, tantas medias verdades y tantas estupideces que no han hecho más que confundir a los ciudadanos, cuando la verdad es que el roto ha sido de tal magnitud que ahora sabemos que pocos confiaban en resolver adecuadamente los problemas. Demasiados políticos con el libro del ultra Lakoff “No pienses en un elefante” en su mesilla de noche. Entre mantras que sustituyen a análisis y discursos y programas de televisión vomitivos están consiguiendo la desconexión ciudadana de la política.

Desde mi punto de vista, con la caída del Muro de Berlín y posteriormente de las torres gemelas se instaló la creencia de los mandamases económicos y políticos, de que las crisis se habían acabado, que el crecimiento era ilimitado, que la lucha de clases era cosa de barbudos del pasado y por ello el Sr. Fukuyama teorizó con su Fin de la Historia y el inicio del pensamiento único señalando a la vez a los fundamentalismos islámicos como los nuevos enemigos del mundo frente a los antiguos de la URSS y de China, ahora reconvertidos en amigos de Occidente; ya no importaba tirar otra creencia a la basura: “La economía de mercado siempre iba acompañada de democracia y de respeto a los derechos humanos”. Y de repente países sin democracia y sin respeto a los derechos de la infancia, laborales, ambientales y otros y sin estado del bienestar como China, India, URSS y países árabes, crecían económicamente y pesaban cada vez más en la economía mundial.

Difícil competir desde la Vieja Europa, cuna de las libertades y los derechos, con los productos de esos países que no tienen los costes inherentes al mantenimiento del estado del bienestar y la sostenibilidad del planeta.

De repente hemos sido conscientes, y lo han dicho grandes pensadores, de que no había gobernanza global suficiente para regular los graves problemas sobrevenidos, y ahí nacen los G-20; en las tres primeras reuniones, y se ha sabido después, absolutamente asustados y sin demasiada confianza en resolver el tsunami tan descomunal que se les venía encima, inyectaron siguiendo a Keyness ingentes cantidades de dólares en estímulos de la economía hasta mayo de 2010, y desde mi punto de vista no curaron al enfermo, pero se consiguió mejorarlo y evitar el colapso mundial que era más que una posibilidad, pues no en vano se destruyó el 30% de la riqueza mundial y la economía financiera especulativa alcanzó un valor 20 veces la economía real. Paradojas del destino, en todo el mundo los gobiernos de derecha se han visto obligados a hacer políticas económicas de izquierda y los gobiernos de izquierda a hacer políticas conservadoras. Al fin y al cabo no han hecho sino lo que en las empresas hacemos todos los días: cambiar la estrategia y la estructura rápidamente frente a entornos cambiantes y en este caso muy virulentos. En la empresa eso es signo de buena gestión, en la política son ocurrencias.

Desde octubre de 2008 hasta mayo de 2010, se sanearon contra déficit público a todo el sector bancario mundial absolutamente infectado de bonos basura, después de reconocer que dejar caer a Lehman Brothers fue la peor decisión que se pudo tomar y que hemos pagado 1000 veces, y con la bendición de FMI y OCDE que hasta mayo de 2010 recomendaban seguir con los estímulos fiscales como mejor medio para minimizar los daños y poner las bases para la recuperación económica.


Y llegado el fatídico mayo de 2010, los ultraliberales del mundo que se habían saneado con el esfuerzo fiscal futuro de las pymes y de los ciudadanos en los próximos diez años, esos que con su voracidad económica y financiera decidieron que como ellos ya estaban ajustados y reformados ya no eran necesarios más estímulos fiscales y el 4º G-20 decidió que ahora el problema era el déficit y en mayo de 2010 España que no había estimulado lo suficiente ni había saneado contra déficit al sistema financiero tuvo que girar en redondo en cuestión de horas y efectuar un ajuste bestial para contentar a los voraces y nunca satisfechos “mercados” que nunca admitieron que el sistema financiero español fuese el más solvente y prácticamente el único no afectado por los bonos basura, ni nuestros kilómetros de autovías y de aves, o nuestro magnífico estado del bienestar, y decidieron que puestos a sufrir, España debía llevarse su dosis correspondiente, faltaría más, porque además su gobierno se atrevía a sacar pecho.

Qué vergüenza, porque mientras en años recientes España cumplía ratios de déficit y de deuda, Alemania y Francia incumplían, años 2005,2006 y 2007 donde España tuvo superávits y llegó al 37% de deuda pública. Se nos ha colocado la fama de manirrotos inmerecidamente creo yo, porque aun no llegamos al 55% de deuda cuando Reino Unido, Italia, Japón, EEUU, Alemania, Francia están por encima del 100% muchos de ellos, y eso a pesar de tener el doble de paro que ellos, parados que hay que sostener so pena que queramos también tener una crisis social. Ese paro debe recordarse supone menos ingresos y a la vez más gasto (del orden del 50% del 9% del déficit). O sea, que la crisis la pasaremos pasando del 37% al 60% a finales de este año, un 23% de aumento y el 10% imputable al paro y sus efectos.

Y en esas estamos, sequía del crédito internacional, diferenciales de deuda inasumibles, prensa internacional haciéndonos favores y generando dudas no siempre razonables ni razonadas, agencias de calificación y organismos internacionales generando más dudas y ayudando poco, y personalidades españolas que han puesto palos en las ruedas y han ayudado poco o nada a reparar nuestras vergüenzas reales e incluso imaginarias. Cómo olvidar cuando nos llamaban PIGS.

Yo estoy convencido que la solidez de fondo de la economía española es mucho mayor que lo que pretenden los analistas superficiales, los catastrofistas natos y los especuladores que apuestan y quieren el desastre. No somos perezosos ni improductivos y somos imaginativos e innovadores, y esos agoreros externos y también internos se van a equivocar con la velocidad de salida de la crisis. Para 2011, 2012 y 2013 OCDE Europa y FMI nos dan ya incrementos de PIB del 0.9, 1.7% y del 2%. Creo que se quedarán cortos desde ya. Es posible que este año nos acerquemos al 2%, ratio donde ya se crea empleo, si no lo estropea la inflación, el petróleo o la subida de tipos.


Y digo que se quedarán cortos desde ya porque siempre desde fuera no han hecho más que predicciones equivocadas. En junio de 2088, íbamos a crecer un 1.1% y caímos un 3.7%, y en 2010 íbamos a caer un 0.7% y sólo hemos caído un 0.1%, y el último trimestre crecimos un 0.6% con tres trimestres de crecimiento.

España en esta crisis ha tenido tres puntos positivos con respecto a los países más desarrollados: un sistema financiero muy fuerte y muy sano por no tener deuda basura en sus balances, un sector exportador con crecimientos altos, y una deuda pública mucho menor que otros.

Por el contrario, tenía una gran debilidad que ha sido la causante de casi todos los desequilibrios: el modelo productivo que dependía del inmobiliario en un 17% del PIB y que tenía 2.700.000 empleados, 700.000 de ellos con nula capacitación. El peso razonable de la construcción era del 9% como en Europa. Eso originó 1.300.000 parados en construcción, 500.000 en la industria, y 300.000 en los servicios. Y pasar del 9% al 20% de paro.


Ese peso del inmobiliario generó más de 1.000.000 de stocks de pisos sin vender, pisos que gracias a las titulizaciones hipotecarias habían generado una deuda bancaria exterior de al menos 600.000 millones de euros. Casi un 30% de balance de la banca española.

Una de las mentiras y medias verdades tiene que ver con esto y hay que ser serios; desde 1998 en que se publica la Ley del Suelo en aras de liberalizarlo y con unos tipos oficiales bajísimos, se estimuló la construcción de viviendas y compraventas de suelo, alcanzando las 800.000 viviendas anuales. Gracias a ese exceso durante 10 años se vivió el milagro español de crecer 16 años seguidos por encima de Europa, de incorporar varios millones de inmigrantes, de llevar a cabo el mayor plan de infraestructuras de Occidente, de recaudar el Estado, las CCAA y los Ayuntamientos impuestos y tasas sin precedentes, y podremos ahora demonizar a ese sector pero hemos vivido de él, en desequilibrio pero de ese sector, y hasta tuvimos superávit fiscal los años 2005,2006 y 2007 lo que nos permitió llegar a sólo el 37% de deuda pública sobre PIB, lo que demuestra que el problema con los mercados no lo tenemos por la deuda pública como pretenden hacernos creer los enemigos del estado del bienestar. El problema es que la deuda privada de bancos y empresas es al menos del 120% y el estado es de alguna manera subsidiario de eso.

Me he detenido especialmente en estos datos porque son claves si queremos entender la magnitud de los problemas en lugar de demonizar primero al sector constructor, luego a la banca que acaba siendo contaminada por el inmobiliario y por último al gobierno que por supuesto que habrá cometido errores, pero muchos menos de los que se le imputan.

Para mí el más grave de sus errores ha sido en todo caso pretender dulcificar la gravedad de la crisis y no hablar claro y duro a los ciudadanos, entre otras cosas porque con la verdad se evitan especulaciones. A veces hasta parece que al Presidente le gusta que las haya.


Mi opinión personal es que unos han pecado de excesivo optimismo y otros de un exacerbado pesimismo. Quiero creer que habrán actuado de buena fe, aunque cuesta creerlo porque la inmensa mayoría que cuenta con sentido común no veríamos ni un país idílico ni un país catastrófico; esta situación ha generado en el exterior desconfianza y falta de credibilidad y en el interior que la política junto al paro sean señalados como los dos problemas más graves del país y que la valoración de los dos principales líderes de ambos partidos ronden 3 sobre 10. los ciudadanos y las empresas necesitan saber con claridad la hoja de ruta y de situación para lanzarse a consumir, que es clave ahora en la recuperación del PIB y del empleo.

Los momentos más duros han pasado y siendo positivo, creo que los meses venideros empezaremos a salir de la crisis pero no al punto donde se generó.

1º.- En enero se han vendido 45.000 pisos, un 19% más que en enero de 2010; y los pisos usados ya suben de precio.

2º.- Morgan Stanley el día 7/03/2011 en su informe sobre España decía “hay razones para ser optimista sobre España” y “la economía española es más competitiva de lo que se puede pensar por parte de los actores económicos internacionales”.

3º.- yo siempre pensé que el 20% no era real porque si lo fuese habría una crisis y un conflicto social en la calle; un estudio de FUNCAS señalaba “un 20% de economía sumergida y casi 4.000.000 de personas trabajando ilegalmente”. Los datos son muy relevantes, porque son un 50% mayores de lo habitual y suponen un 3% de PIB menos de ingresos fiscales que bien nos irían para situar el déficit en cifras razonables para consolidar el estado del bienestar, para bajar impuestos o para recuperar el plan de infraestructuras.

4º.- los últimos 12 meses se han hecho gran cantidad de ajustes y reformas que eran necesarias para generar confianza y credibilidad tanto fuera como dentro: pensiones, déficit estatal autonómico y municipal, políticas activas de empleo, ICO, y se ha actuado sobre los ingresos y sobre los gastos, I+D+I, internacionalización, reforma laboral y las próximas de la energía, educación y formación y negociación colectiva que vincula salarios a productividad y sistema financiero donde podemos colarnos y mucho.

5º.- se han empezado a colocar emisiones de deuda privada a buen ritmo y la deuda pública ha reducido el diferencial a 200 puntos básicos y a la baja.

6º.- el ajuste en el precio de los pisos casi ha concluido, como mucho queda un 5%.

7º.- el turismo está creciendo

8º.- las 35 mayores empresas han ganado en 2010 un 20% de beneficio

9º.- esta semana el mercado ha creído más a España que a Moodys

10º.- el consumo de cemento ha crecido en febrero de 2011, primer mes desde octubre de 2007

11º.- las exportaciones siguen a buen ritmo.


Sólo por acabar en este entorno mundial, queda la duda de si estamos en una época de cambios o un cambio de época, y los recientes acontecimientos de Oriente Medio que refutan la teoría del choque de civilizaciones, los de China donde la población exige mejor calidad de vida y el futuro peso de Europa que pasará del 20% del PIB mundial al 10% en 10 años, son hechos que deben obligarnos a pensar que el gran terremoto de 2008 tendrá más réplicas que el reciente terremoto de Japón, terremoto que tiene grandes similitudes con esta crisis. Es necesario que se pongan límites a la economía financiera especulativa, a los paraísos fiscales, a la ingeniería financiera voraz, al fraude fiscal y a la economía sumergida o la seguridad, la libertad, la democracia y los valores occidentales corren grave peligro; la falta de ética y el todo vale se ha instalado por todo el mundo con los graves riesgos e incertidumbres que genera.

Tengo la firme opinión que más que destrucción de valor, esta crisis ha dejado destrucción de valores. Ha hecho daño en las cosas pero ha hecho más daño en las personas. Hasta tal punto que las personas con verdadera valía de liderazgo serán muy buscadas y no tendrán precio, valía que estará basada en principios y valores además de conocimientos y capacidades.

Dado que en el ámbito global sólo nos queda rezar el que sepa, para que los dirigentes mundiales nos den una gobernanza mundial que evite tsunamis, especulaciones, inflaciones, déficit, hambrunas, involuciones democráticas,

.....Habitualmente, cuando me piden predicciones digo que sólo las hago a cien años, pero esta vez me aventuraré a hacerlas para esta provincia.

Nuestro futuro va a depender muy mucho, como el del resto de España, de temas que son fundamentales:

- Construcción de más Europa
- Reforma del modelo productivo hacia la sostenibilidad
- Cambio del mix de producción de energía en especial la nuclear, a pesar de lo acontecido en Japón.
- Cambio del mix de consumo de energía
- Pactos de estado en temas fundamentales
- Reforma educativa
- Agilidad judicial
- Tribunal de Cuentas y Tribunal Constitucional
- Seguridad alimentaría y alimenticia
- Unidad de mercado (aclarar el modelo autonómico, aclarar, no acabar)
- Racionalidad administrativa del estado eliminando duplicidades, y no estoy atacando nuestro modelo autonómico que ha sido positivo.
- Racionalizar leyes y decretos (pocos y que se cumplan)
- Corrupción política
- Fraude fiscal
- Economía sumergida
- Déficit comercial
- Deuda pública + privada
- Desapalancamiento de las deudas
- Mejorar la competitividad
- Desarrollo rural
- Inversiones en energías limpias
- Internacionalización económica
- Reforma del sistema financiero, sobre la que podría estar hablando horas. Y que por resumir sólo diré que no estoy de acuerdo con los modelos de fusión de cajas de ahorro y de cajas rurales, porque defiendo que los territorios se protegen mejor con instrumentos propios, porque no es lo mismo implicarse que comprometerse , sólo diré que se actúa tarde y mal y ahora deprisa y atropelladamente.


- Mantenimiento del estado de bienestar.
- Disminución del paro
- Reforma de la negociación colectiva
- Disminución del stock inmobiliario
- Regeneración democrática y ética
- Mejora de la valoración ciudadana de los políticos.
- Y por último, recuperación del crédito que se logrará poco a poco cuando los ajustes y las reformas den sus frutos, se cree empleo, baje la morosidad, haya menos déficit, nos presten fuera y nos desapalanquemos dentro. Y aquí sí que digo que un territorio y un paisanaje necesita cajas propias que nos entiendan.

No es poca la tarea de ajuste y de reformas hecha y por hacer. El problema es que a veces se necesita un ajuste y se hace una reforma y otras se necesita una reforma y se hace un ajuste, y eso puede llegar a ser letal.

Dicho esto, vuelvo a reiterar que la recuperación de autónomos y empresas perdidas en esta crisis es la tarea prioritaria a la que todos nos deberíamos dedicar en el corto plazo y si todos nos ponemos a esa tarea conseguiremos al menos poner fin a esa sangría, porque bajo mi punto de vista eso es lo más importante y lo más urgente. Nadie debe olvidar que hemos perdido casi mil empresas y autónomos y creado 5000 parados nuevos y que cada empresario crea de media 7 empleos.(se refiere a la zona de Teruel)

Un día u otro atisbaremos que la crisis deja de golpear con tanta virulencia y tenemos que tener claro que podremos tener ayudas y apoyos, pero la tarea de recuperar y reparar el roto, esa, fundamentalmente es nuestra entre otras cosas porque en el futuro habrá menos crecimiento, menos beneficios, menos posibilidades y habremos de hacerlo muy bien y con menos recursos de todo tipo. Será fundamental ser muy eficientes con los fondos públicos y privados y necesitaremos políticos que sepan hacer las cosas con imaginación y menos dinero, y ciudadanos que participen y colaboren en la gobernanza sin victimismo ninguno, ya que nadie nos aguantará en el futuro porque nos encontraremos con un estado con más gastos y con menos ingresos.

Y como decía Churchill, el de la sangre, sudor, esfuerzo y lágrimas, la empresa no es un tigre ni una vaca, sino un caballo de tiro y eso es aplicable a empresarios y trabajadores.


Leer el entorno es acertar en el DAFO de provincia, sectores, empresas y construir sobre las fortalezas y oportunidades, minimizando las debilidades y amenazas, y no confundir políticas a corto, a medio y a largo, eso es vital.

Creo que somos capaces si ponemos ilusión y entusiasmo y con autoestima y autoconfianza. Muchos estamos por la labor y cada vez seremos más los positivos y menos los incrédulos y cenizos del ya lo decía yo. Ya lo decía don Ramón de Pignatelli cuando bautizó la fuente de los incrédulos.

Para tener éxito tenemos que poner día a día Pasión, Talento y Esfuerzo en todos nuestros proyectos, trabajar juntos en equipo, compartiendo visión y proyectos, hacer autocrítica de lo que hemos hecho y hacemos mal, cuidar a clientes y empleados, innovar productos, procesos y canales, posicionar adecuadamente nuestras marcas, incluso la de territorios y personas, acoger a los nuevos turolenses, propiciar las vocaciones empresariales, hacer llegar talento de fuera, atraer capitales de fuera porque aquí tenemos muy pocos, cooperar compitiendo, perseguir la calidad y los gastos superfluos y al final presentar resultados excelentes que como decía Drucker es el termómetro de la buena gestión.

-Sólo la inercia, el miedo, la ignorancia o la falta de voluntad lo pueden evitar.
-Si somos positivos y realistas para poner orden y hoja de ruta, pasaremos al optimismo y de ahí a la confianza generadora de ese entusiasmo que hemos conocido en Teruel los años que llevamos de siglo XXI.


Gracias por vuestra paciencia y atención.
Ah, y de la Banca mejor no hablamos por hoy. Eso lo hablamos en privado que es cosa muy seria.

-------------
editado y resumido con la autorización de:

Jose Antonio Perez Cebrian. Director General de CAJA RURAL DE TERUEL