23 marzo 2011

N-122- Miedos, incertidumbres y soluciones

Como superar los miedos que nos pueden paralizar, seguramente repasando la historia y viendo como se han superado periodos historicos complicados podria ser un buen consejo. Con mas unión y coordinación global tambien seria un buen consejo, muchos estamos seguros que Japon superara su grave problema actual por ser una sociedad culta, unida que no huye de los problemas.

Zygmunt Bauman nos indica que la vulnerabilidad y la incertidumbre humanas constituyen el fundamento de todo poder político. Los poderes, dice, reivindican autoridad y reclaman obediencia, a cambio de lo cual prometen a sus súbditos protección efectiva de sus miedos.

Somos vulnerables y vivimos en la incertidumbre. El gobernante de todos los tiempos ha puesto más énfasis en administrar nuestros miedos que en gestionar nuestras necesidades. Siempre que el miedo señorea en los pueblos es la libertad la que se resiente. (fuente enlace 6)

¿La ignorancia alimenta el miedo?…
No hay que jugar con el miedo, las cosas de palacio se deben de arreglar dentro del palacio, ellos deben ser responsables de sus errores, y hacer las medidas adeudadas para asumir sus responsabilidades, regenerar y poner las bases para que no vuelva a ocurrir. De lo contrario solo generan miedo, miedo que se multiplica exponencialmente y paraliza a la sociedad. Si asumimos que estos asuntos turbios no podemos solucionarlos desde abajo sin traumas o frentimos, mejor que los solucionen los responsables desde arriba, es su responsabilidad, y si no se atreven que dejen a otros mas valientes y eficaces.

Esther R indica “La confianza entre las personas, independientemente de su nivel de ignorancia, es el mejor antídoto frente a los miedos impuestos” .
Si se pierde la confianza en quienes nos gobierna, en las instituciones, en su capacidad de adaptación y regeneración….el asunto se complica
-----------------
B-Articulos de FMZ
Resumen articulos del sr.F.Mayor Z 
1- Pánico al futuro
La confusión, las brumas en tantas dimensiones, la distracción que conduce a pasividad e indiferencia, la sustitución de los principios democráticos por los mercados,... resultan en aislamiento, en insolidaridad, en miedo. Y lo que es peor: en desconfianza en la capacidad humana para hacer frente a los retos.
Los seres humanos se caracterizan por su inverosímil facultad creadora, por poder anticiparse y prevenir, por diseñar deliberadamente su futuro. Si somos conscientes de la desmesura que estas características distintivas nos confieren, lograremos que anide en nuestras mentes la esperanza y no el pánico.
Vigías del mañana, confiados en la inmensurable fuerza del espíritu.
2-Soluciones: Solo unas Naciones Unidas fuertes... y unidas !, podrían...(fuente 2)

  • Ser un interlocutor válido y eficiente, representando a todos los países y no a unos cuantos (Unión Europea, OECD, Liga Árabe... cada uno, además, con antecedentes “poco ejemplares”) para intervenir –y prevenir- en casos como el que la Libia de Gadafi representa hoy dramáticamente...
Se está llegando, como era previsible, a una situación límite y se perderá, con muchas víctimas y sufrimiento, una ocasión histórica.El G-8 y el G-20 siguen agonizando y las Naciones Unidas no reciben  el apoyo necesario para jugar el papel que sólo ellas podrían desempeñar.
  • Como única institución capaz -si cuenta con la colaboración de todos los “globalizadores” que han pretendido un poder hegemónico- de alcanzar rápidamente, siendo depositaria del compromiso universal con las generaciones venideras que no puede aplazarse ni un momento,un gran pacto mundial energético, respetuoso con el medio ambiente, para regular en adelante el consumo, uso y características de las distintas fuentes (incluyendo, en primer lugar, el petróleo y las nucleares).
  • Sólo el Sistema de las Naciones Unidas tiene la capacidad de coordinar y poner en práctica las pautas de acción apropiadas frente a las catástrofes naturales o provocadas, para la reducción de su impacto, con la tecnología y el personal capacitado para ello...
  • Sólo unas Naciones Unidas fuertes... y unidas podrían constituir referencia y arbitraje universalmente reconocido en cuestiones tan “nuevas” y apremiantes a escala planetaria como la gestión de Internet...
  • El tiempo de la globalización neoliberal, de los grupos G y del poder hegemónico ha concluido. “Los pueblos” como establece la Carta de las Naciones Unidas, están empezando a elevar su voz.

3- Delito de silencio: ha llegado el momento. Es tiempo de acción
La Editorial Comanegra acaba de editar "Delito de silencio: ha llegado el momento. Es tiempo de acción", una publicación en la que su autor, Federico Mayor Zaragoza, exhorta a los ciudadanos a que no permanezcan más tiempo silenciosos y espectadores, que se impliquen y tomen en sus manos las riendas de su destino. Que digan: ¡BASTA!


Saber, prever, prevenir. Actuar siempre de tal modo que configuremos un futuro, que inventemos un mañana acorde con la igual dignidad de todos los seres humanos. Este compromiso con las generaciones venideras exige hondas transformaciones, cambios radicales, pero también conservar los valores esenciales que deben orientar nuestros rumbos y ser punto de referencia para responder a los grandes desafíos a los que nos enfrentamos.
Así, a contraviento, cavar nuevos surcos y plantar semillas, aun en tiempo desapacible y entorno inhóspito. Durante siglos ha prevalecido, en escenarios de poder estrictamente masculinos, la cultura de imposición, de la violencia, del dominio. Y la gente, vasallos obedientes, acallados, atemorizados.
Ha llegado, por fin, el momento de los pueblos, de las mujeres y hombres del mundo entero que toman en sus manos las riendas de su destino. Ha llegado el momento de no admitir lo inadmisible. De alzarse. De elevar la voz y tender la mano.
La tecnología de la información y la comunicación permite hoy la participación no presencial. Y, por tanto, facilita la transición de una economía de especulación y guerra a una economía de desarrollo global sostenible. De súbditos a ciudadanos. De la fuerza a la palabra.
Ha llegado el momento. Es tiempo de acción. De no ser espectador impasible.
El tiempo del silencio ha concluido.
"Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos." Martin Luther King

Y, a pesar de todo, estamos viviendo momentos fascinantes (4)

Porque, por primera vez, los cambios radicales que la responsabilidad ciudadana exige son posibles.
Es cierto que nunca como ahora ha existido tal concentración de poder (económico, militar, energético, mediático...) que se ha traducido, en poco tiempo, en situaciones y sucesos que constituyen auténticos -y a veces inéditos- desafíos, como el acoso de los mercados y de los especuladores a la acción de los políticos; el consumo de petróleo que, a pesar del efecto nocivo del anhídrido carbónico en el medio ambiente, sigue aumentando, al igual que su precio, poniendo de nuevo en peligro los tímidos avances de la regulación financiera a escala mundial; no se ha detenido la explotación de los recursos naturales de tantos países del Sur, progresivamente empobrecidos por la codicia sin límites de consorcios multinacionales (el coltán en el Congo, sigue siendo por desgracia un detestable ejemplo); los paraísos fiscales no sólo no han desaparecido sino que se hallan colmados; de los tráficos a escala supranacional, que se realizan en medio de la mayor impunidad, el de las drogas es particularmente nocivo, por resistirse a aceptar que el precio no tiene el menor carácter disuasorio, llegando su impacto a desencadenar un auténtica guerra civil en algunas regiones del mundo...

Y todo ello acompañado de la marginación progresiva de las Naciones Unidas y su sustitución por grupos plutocráticos carentes de una mínima organización institucional; de una deslocalización productiva con graves repercusiones laborales en tantos países; de un poder mediático que nos reduce a la condición de simples espectadores atemorizados y uniformizados...
Como trágico balance, hambre, hasta el punto de morir de inanición más de 70.000 personas al día, al tiempo que, ya armados hasta los dientes, seguimos aumentando la vergonzosa cifra de 4.000 millones de dólares al día en gastos militares, aviones, tanques, cohetes y ojivas ...
Pero, por primera vez en la historia, los ciudadanos van adquiriendo conciencia global, conocen la "realidad real", como diría Gabriel García Márquez, que les permite comparar y apreciar lo que tienen, y lo que les falta a ellos y a los demás.

Esta "visión global" tiene un efecto transformador extraordinario a escala personal. Los seres humanos son progresivamente, habitantes "enterados" del mundo en el que viven. Y, también, muchos en pocos años, gracias a la moderna tecnología de la comunicación, van siendo capaces de expresarse, de implicarse, de actuar, de participar. Ya he dicho en muchas ocasiones que esta participación no presencial produciría, muy rápidamente una mejora sustantiva de la democracia y de la capacidad activa y proactiva de los ciudadanos y, sobre todo, de la juventud. Acabamos de ver lo que ya habíamos contemplado con singular esperanza en el caso de Irán: la movilización que puede efectuarse pacíficamente desde el ciberespacio.
.... la "marea" de la movilización a través de Internet y de la telefonía móvil no sólo se dedicará a cambiar situaciones de particular agravio, de tiranías, de sistemas opresivos. Irá mucho más lejos, hasta conseguir transformaciones tan necesarias y apremiantes para la dignidad humana, como la reparación de los desgarros sociales, una adecuada calidad de vida para todos (acceso al agua, a los alimentos, a la salud, a la vivienda digna...), con la reducción urgente del peligro nuclear y de los desaforados gastos militares correspondientes a guerras pretéritas...
Pero, sobre todo, fomentaremos la prevención, la adopción de medidas antes de que los llamamientos a la justicia, a la libertad y a la solidaridad puedan transformarse en ira, en violencia.

En muy poco tiempo, a través del ciberespacio se promoverá la adopción de medidas anticipadas, la imaginación. Porque frente a los que no quieren cambiar nada, la única forma de procurar el cambio es lo inesperado, es la invención del futuro. Lo inesperado es nuestra esperanza. Me gusta repetir la recomendación de Amin Maalouf: "Situaciones sin precedentes requieren soluciones sin precedentes". La Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo en el acto de su toma de posesión que para convertir los sueños en realidad era necesario "sobrepasar los límites de lo imposible". Los imposibles de hoy pueden ser posibles mañana cuando seamos capaces de vencer la inercia y facilitar la evolución, es decir, conservar lo que debe conservarse y cambiar rápidamente todo lo que debe modificarse.

Ya percibimos una aire nuevo, el del siglo de la gente. Se inicia una nueva era. Un nuevo comienzo.

(1)http://federicomayor.blogspot.com/2011/02/panico-al-futuro.html
(2)http://federicomayor.blogspot.com/2011/03/solo-unas-naciones-unidas-fuertes-y.html
(3)http://federicomayor.blogspot.com/2011/03/delito-de-silencio-ha-llegado-el.html

(4)http://federicomayor.blogspot.com/2011/02/y-pesar-de-todo-estamos-viviendo.html
(5)http://federicomayor.blogspot.com/2011/03/o-cambian-o-les-cambiaremos.html

(6) http://www.foixblog.com/2011/03/17/atrapados-por-el-miedo/

Elena Pulcini, Universidad de Florencia (Italia)- Reaprendiendo a temer: la percepción de los riesgos en la era global.
Andreas Metzner-Szigeth, Universidad de Münster (Alemania)- La gobernanza de la ciencia y tecnología y el desafío del progreso, la vulnerabilidad y el desarrollo sostenible.
Daniel Weinstock, Universidad de Montreal (Canadá) – Riesgo, Incertidumbre y Catástrofe pag 26
http://www.globernance.com/wp-content/uploads/2010/11/Programa-Completo_Castellano1.pdf