18 abril 2012

Salidas a la crisis. El hundimiento del mercado-I Parte (R.Verges)

I Parte, que es el mercado en España y cómo ha podido hundirse hasta tal punto
Salidas a la crisis. El hundimiento del mercado


DE CÓMO SURGIÓ EL MERCADO
Lo último en antropología es pensar que  el mercado es muy, muy antiguo, aunque su teoría sea muy, muy reciente. El  intercambio  de   com ida ,  herramientas ,territorio, personas, valores o creencias
como medio de escapar a la endogamia, debió surgir con la bipedestación, el neocortex y el lenguaje, hace cientos de miles de años. El mercado produce beneficio social. Otro medio más expeditivo surgió al mismo tiempo: es el  antagonismo depredador  ya presente en los chimpancés  y que impone un elevado coste social. Para regular la  competición entre ambos, muy pronto la especie enunció reglas civiles  de eterna vigencia: no matarás, no robarás, no mentirás, no irrumpirás en jardín ajeno y, más tarde, no esclavizarás a tu prójimo  ni lo abandonarás a la vejez…
¿Qué hace un mercado? A pesar de su antigüedad, hemos tenido que esperar a la Ilustración
y a la “mano invisible” de Adam Smith (1776) para  intuir   el  “interés individual”  como motivación básica del intercambio. El problema es que esta motivación está también presente en el antagonismo, como podemos observar todos los días
.....sigue en enlace adjunto


LO ÚLTIMO EN MODELOS DE MERCADO
La ocasión de demostrarlo llegó en la segunda mitad de los 90. Me percaté de que el instrumento demográfico-econométrico que yo mismo proponía para los modelos territoriales metropolitanos
 que las áreas de Barcelona y de Madrid me habían confiado, carecía de sentido si no se vinculaba con los respectivos espacios económicos Pronto di la razón a Einstein: la investigación es  5% de inspiración y 95% de transpiración… Aquí  sólo hablo de lo primero. De lo segundo trato en
una decena de artículos en revistas científicas, sobre rescate y actualización de estadísticas que
alimentan a modelos de mercado

....sigue en enlace adjunto


El mercado no es sólo una plataforma flotante en la que compiten oferta y demanda. Hemos visto que por encima de la superficie fluye la información: cuanta más mejor, siempre y cuando sea de calidad, 
como dice George Akerlof, mientras que por debajo fluye la liquidez sin la cual las transacciones no podrían materializarse (cash-flow)



LO MÁS URGENTE: NO DEJAR SALIR LIQUIDEZ
La primera enseñanza del modelo MECV es  la urgencia de parar la caída del mercado y de
acercarnos a este tan deseado punto de equilibrio  B’ por bajo que esté. El problema no es la capacidad de producción: hay capital humano de sobra  y capital físico más que de sobra (aunque mal
distribuido…). Tenemos también tecnología y la  que no, tampoco está tan lejos. El verdadero pro
blema está en la hemorragia creciente de liquidez h a c i a   F r a n k f u r t   q u e   c o n t i n ú a   r a l e n t i z a n d o   e l ritmo de producción y deteriorando nuestro mercado. Ante la urgencia de detener tal hemorragia, todas las acciones emprendidas en aras de una  imposible recuperación, aparecen inoportunas y  contraproducentes.


¿Cuáles deberán ser las medidas apropiadas?
E s o   e s   l o   q u e   d e s a r ro l l a r á   l a   t  e rc e r a   Tr i b  u n a  de la serie en  Observatorio Inmobiliario nº 57 de  junio-julio. Pero antes habrá que examinar un  problema con ineludible incidencia sobre el planteamiento de dichas medidas ¿Es justo tener que  devolver con dinero  bueno préstamos efectuados con dinero malo? Este será pues el tema de la segunda Tribuna en el próximo nº 56 del Observatorio de mayo.








Es de lamentar que la prensa nacional continúe sin hacerse eco de los trabajos de quienes, desde la segunda mitad de los años 90, vieron nacer y crecer la burbuja y que, por tanto, han acumulado los conocimientos indispensables para encontrar soluciones a nuestros problemas. Casi todos estos trabajos han sido publicados en revistas científicas 
Ricardo Vergés -Arquitecto y economista
http://articulosclaves.blogspot.com.es/2012/04/serie-tribunas-sobre-la-salida-de-la.html