11 junio 2009

¿Sirven de algo las advertencias?Momento critico



11 Febrer, 2008 - 18:42 — blog colegio de economistas.
Planificar con brújula económica.

Desde el pasado junio del 2007, que empezamos a ver claramente la posibilidad de que se acabase este ciclo económico, preveíamos los problemas que se podrían derivar al depender excesivamente de un sector, que en la practica puede suponer un 25 % del PIB, hemos avanzado en este escenario desde la posición de negación de una posible crisis a la posición actual, reflejada en la prensa por parte de los empresarios, indicándonos que se deben de tomar medidas estructurales.
Ahora es el momento de analizar que medidas se deben de tomar, cuales son las prioridades del país y cuales serán las partidas prioritarias de los presupuestos del estado del año 2008, que serán clave para el desarrollo del país.
Seria un grave fallo que esta responsabilidad fuese adoptada solo por decisiones políticas, que no estuviesen consensuadas con las demás instituciones, seria grave que se repitiesen las mismas actuaciones forzadas por el excesivo protagonismo de los políticos en la sociedad actual. La clave es que si adoptamos las mismas soluciones, con el mismo sistema económico, dentro de tres años nos podemos encontraremos con los mismos problemas, pero entonces no tendremos el superávit actual.
A nivel mundial, seria necesario una reforma de los mecanismos de control del sistema financiero, regulando los nuevos productos financieros por el riesgo desmesurado que provocan a todo el sistema, aun no tenemos claro la gravedad de la situación a nivel mundial.
A nivel nacional, se han considerado las opciones Keynesianas frente a las opciones liberales de Hayek, la propuesta a debatir es si se pueden considerar soluciones mixtas, dependiendo del momento pueden ser mas beneficiosas unas actuaciones u otras.
Por una parte las medidas de inversión en infraestructuras supondrían que no se incrementaría tanto el paro, se podría financiar a los promotores para acabar los pisos sin finalizar a cambio de pasar a ser vivienda social o a pasar a ser pisos de alquiler. Debería ir asociado a un control de los permisos de obra nueva, construyendo solo lo que estuviese vendido por contrato de compra-venta. De lo contrario en unos años estaríamos igual que ahora o peor. En este tiempo se deberían recolocar a los empleados de la construcción, debido a que el objetivo es llegar a equilibrar el sector.
Para los liberales estas políticas no son adecuadas debido a que estos estímulos monetarios, las familias los destinarían a pagar sus elevadas deudas en vez de dedicarlos al consumo, los liberales demandan para que el mercado reaccione una rebaja fiscal.
Cuales pueden ser los problemas, al dedicar el presupuesto a inversiones en infraestructuras, es que seguimos con el mismo modelo económico, quedando el resto de la economía igual de desequilibrada, faltando recursos para educación y sanidad, verdaderos pilares del futuro para las próximas generaciones. Las tensiones en ambos sectores son muy importantes para que se siga sin dedicar una amplia partida de los presupuestos.
El mismo modelo de crecimiento implicaría que la banca siguiera financiando básicamente al sector de infraestructuras, no derivándose hacia una banca mas industrial, para que las empresas pudiesen ganar dimensión, internacionalizarse y dedicar mas recursos a la investigación.
¿la brújula solo debe de estar en la mano de los gobernantes de turno?
---------------------------------------------------------------------------

- Momento critico ?
El sistema financiero sigue con problemas:
- una posible burbuja de la renta fija
- unos bancos tienen activos sobrevalorados, que no se pueden vender a los precios actuales porque provocaría un desfase muy grande en sus balances, una tendencia es cambiar las normas contables de valoración, con todo lo que ello implica.
La incógnita es si funcionara o no el Plan Geithner de ello depende la recuperación de la economía ( si los bancos participan en estas entidades especiales simultáneamente como compradores y vendedores de esos activos tóxicos) el problema es que tendrá con un coste fiscal abismal.
El quid de la cuestión es saber a quien acaba beneficiando estos rescates, si sirven para crear valor en toda la economía o si solo sirven para salvar a unos cuantos accionistas e inversores bancarios.
En España, seguimos sin un pacto nacional, para afrontar medidas coherentes en todos los problemas críticos.