10 mayo 2010

Tipos de cambio fijos y tipos de cambio flexibles- Tomas-

Para analizar el futuro del euro, tenemos que tener en cuenta que en definitiva el tipo de cambio entre dos monedas, refleja la valoración de las economías de los dos países. En estos temas, ocurre un proceso común a todos los procedimientos financieros. Al final los mercados financieros, reflejan la situación de la economía, aunque en todos y cada uno de los momentos exista la posibilidad de alterar esta relación. Dicho de otra forma, que todo el mundo pueda entender, las valoraciones financieras están sujetas a manipulación y(o) error. De la misma forma que podemos mantener los mercados financieros aislados de lo que pasa en la economía, hasta que súbitamente se derrumban para ajustarse, deducimos que podemos mantener los tipos de cambio ajenos a la valoración de las distintas economías, durante un tiempo mediante la intervención de los bancos centrales y políticas monetarias. Sin embargo, al final los ajustes son dramáticos.

Es muy sencillo entender gráficamente la importancia de los tipos de cambio y desde luego los procesos de ajuste. En síntesis podemos entender que los tipos de cambio son el nexo de unión entre las distintas economías. Y los podemos entender como el mecanismo que une varias partes móviles. Gráficamente, podemos representar dos economías como dos grandes bloques unidos por los tipos de cambio.

Si las dos economías son iguales, el tipo de cambio no sufre ninguna tensión, ya que si la economía del país A sube o baja al mismo ritmo que la economía del país B, la unión no se modifica.

El problema está cuando una de las economías sube y la otra no lo hace. En este sentido es fácil entender que pueden existir situaciones distintas, y desde luego los efectos son distintos en virtud de la flexibilidad de los tipos de cambio.

En este sentido los tipos de cambio fijos, lo que propician es un clarísimo efecto arrastre; ya que al quedar ancladas las dos economías por un valor fijo, en el caso de que la economía A suba, arrastrará a la economía B; (y desde luego todas las combinaciones posibles).

En este sentido encontramos la gran ventaja de los tipos de cambio fijos, que al final lo que logran es contribuir a la convergencia de las economías de los países, ya que tiran los unos de los otros.

Por supuesto el grave problema de los tipos de cambio fijo es que a la vez que tiran, arrastran, es fácil entender que si el país A cae, lo cierto es que acaba arrastrando al país B.

Por otra parte la existencia de tipos de cambio flexibles implica que los países no queden anclados. Podemos imaginar una situación en la que los países estén unidos por una barra que a su vez encaja en raíles en la gráfica anterior. De esta forma si un país sube, su moneda sube y el tipo de cambio fluctúa libremente. En este caso, perdemos desde luego la ventaja de arrastre entre países, a cambio de aislar las perturbaciones en cada país para el resto. Dicho de otra forma, si el país A, cae, su moneda cae, en consecuencia el país B no se ve afectado.

La situación intermedia es la que se da habitualmente que se basa en tipos de cambio variables, (pero dentro de un rango de variación). En el gráfico sería colocar el tipo de cambio a lo largo de varios raíles. En tal sentido que se permita una fluctuación dentro de unos limites determinados. En este sentido el hecho de que un día nos encontremos con una noticia que hable de la devaluación de la moneda, es simplemente el que pasemos de un rail a otro.

Por tanto es fácil entender que los tipos de cambio pueden funcionar como lo haría un amortiguador de un coche. Es un ejemplo muy gráfico porque nos ayuda a entender muy bien como es la situación.

Todo el mundo entiende que cuanto más duros son los amortiguadores, (menos flexibilidad), mayor estabilidad tendrá el coche, salvo que pasemos por baches en cuyo caso puede llegar a ser completamente ingobernable.

Desde luego, los amortiguadores unen el coche con la carretera, y si nos encontramos con una carretera perfecta, lisa, como el coche y sin curvas, bien podríamos incluso circular sin ellos y unirlos con una barra. Pero desde luego como nos metamos con un formula uno por una carretera bacheada, el coche se destrozará.

En este sentido, los tipos de cambio funcionan exactamente igual uniendo economías, y en este sentido cuanto menores sean las diferencias entre las economías y menores sean las turbulencias, más fácilmente podemos aguantar tipos de cambios fijos. Si las economías son distintas, o existen numerosos baches, necesitamos la flexibilidad, o el coche tan estable que hemos construido acabará con los bajos destrozados y los amortiguadores completamente rotos.

Por tanto, los tipos de cambio fijos, tienen sentido cuando las economías, son parecidas, y esto significa que tienen en general las mismas condiciones.

Entiéndase que este post no pretende ser apropiado para describir el proceso de ajuste de las monedas, sino tratar de mostrar una analogía muy usada para delimitar las diferencias entre los tipos de cambios fijos y tipos de cambio flexibles.

Si lo queremos ver en términos económicos, el resumen tampoco es demasiado complicado. Cuando una economía crece respecto a otra, la moneda se revaloriza, de tal forma que si el tipo de cambio es flexible, la economía que mejora pierde competitividad por este fenómeno. Si nos damos cuenta, esto significa que cuando una economía mejora, con tipos de cambios flexibles, nos encontramos que las importaciones son más baratas y las exportaciones más caras. Y este fenómeno es lo que implica una pérdida de competitividad de la economía que mejora y en definitiva un ajuste de las dos economías.

En todo caso, los sistemas de tipos de cambio flexibles, han sido un esquema fundamental de la salida de la crisis de los años 30, a través de los acuerdos de Bretton Woods, en los que (entre otros aspectos), se han establecido mecanismos multilaterales de fijación de los tipos de cambio, para tratar de evitar los defectos previos de un sistema de tipos de cambio fijos y basados en el patrón oro, que fueron otros de los elementos que llevaron a la crisis de los años 30.

Como tantas y tantas lecciones aprendidas tras los años 30 de los años pasados, con el tiempo esta lección se ha vuelto a olvidar de tal forma que hoy cualquiera que defienda el uso de tipos de cambios flexibles para estabilizar el sistema, puede ser calificado de hereje, aunque curiosamente, lo primero que ha hecho Estados Unidos es devaluar su moneda lo máximo posible.

Leer mu00e1s: http://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/482165-tipos-cambio-fijos-flexibles#ixzz0nVzgPTiB

Comentario:

Una de la lecciones de esta crisis, es que ante los ataques un país pequeño tiene los días contados, necesita a una unión de varios países que reduzcan el riesgo.

Otra de las lecciones es que se debe luchar por una Europa fuerte y unida que pase de la unión monetaria a la económica, con unos limites que obliguen a una política fiscal ajustada a las capacidades de cada país.


También queda claro que cuando un país no tiene políticos valientes, debe ser Europa quien nos marque el camino obligándonos a tomar las medidas de ajuste necesarias.

Si esta crisis Europa la supera, saldrá reforzada y con una brújula mas clara, y esperemos que así sea porque la globalización requiere de una zona como Europa que actué de bisagra y no deba sucumbir a bailar los deseos del dólar y de la moneda China.

Un error del BCE, es perder estos 15 dias de tiempo,,,dejando el camino abierto a los especuladores,  porque  ahora nos dice que su intención es  comprar deuda soberana griega en los mercados darle a la “maquinita de hacer billetes” (política monetaria expansiva) para comprar la cantidad de deuda griega que haga falta…actuando antes se hubiese podido evitar estos sustos (esperaba las elecciones en Alemania ?)


Recordemos que la zona Euro se adoptó un tipo de cambio fijo entre monedas, fijando la paridad de cada una de ellas con la moneda común, hasta que no se logre la convergencia económica (la unión económica)  es debatible mantener tipos de cambio fijos, cuando las economías de los diversos países son tan dispares…

La balanza por cuenta corriente tiene un debe que es la diferencia entre importación y exportación de bienes y servicios y un haber que es la entrada o salida de capitales.
Al estar Europa  -un tipo de cambio fijo- la balanza por cuenta corriente no se puede equilibrar con un aumento del precio de las importaciones y una reducción del precio de las exportaciones, por lo que el reequilibrio se produce por el haber, un aumento de los tipos de interés de la financiación exterior.
En España,  cada vez nos están exigiendo tipos más altos por refinanciarnos la duda exterior…al estar el  BCE  con sus tipos bajos podemos ir tirando ..pero hay un limite…por esto la UE  nos exige un plan de austeridad fiscal que nos permita conseguir en un futuro un superávit por cuenta corriente…
El plan de rescate esta basado en os posibilidades con lato riesgo, la inflación y los  rescates costeados por Alemania que tienen un limite….quieren emplear 750.000 millones de euros para proteger al euro.


Por este motivo seria mejor llegar a unos acuerdo globales (ver los acuerdos de Bretton Woods,la salida de la crisis de los años 30)

De esta forma se crearía un marco estable para las dos próximas décadas y nos evitaría ir de susto en susto…


.-.-.-.
Mellor propone un futuro público y democrático para el dinero. La  prioridad es la estructuración del sistema monetario y bancario, para que presten un servicio de forma equitativa y ecológicamente sostenible. 
http://articulosclaves.blogspot.com/2010/04/el-futuro-del-dinero-de-la-crisis.html

2 comentarios:

JOAKO dijo...

Excelente explicación de el ajuste en la balanza por cuanta corriente, en clase se les "olvidó" conectarla con la moneda y con el hecho de que esta es común y a 166 pts el euro, con lo cual como bien dices solo podemos equilibrar por una vía, que es la del capital. Antes era difícil entender lo de las devaluaciones, pero es que ahora entender lo de el ajuste vía subida de tipos es aún más difícil, ojalá se me hubiera enseñado esto en la escuela.

Ramon.M.S. dijo...

Bueno veras, que la explicación se basa en el post de Tomas de Rankia