07 junio 2019

Let's not emphasize behavioral economics-By Scott Sumner

Let's not emphasize behavioral economics

The Atlantic has an article decrying the fact that economists are refusing to give behavioral economics a bigger role in introductory economics courses. I’m going to argue that this oversight is actually appropriate, even if behavioral economics provides many true observations about behavior.
The core ideas of economics are extremely counterintuitive and are not accepted by most people.  Thus economists face a difficult challenge in teaching the subject to non-economists.  As an analogy, quantum mechanics seems very counterintuitive to me, and thus I have great difficulty in understanding the subject.  It’s hard work teaching basic economics.
Most people find the key ideas of behavioral economics to be more accessible than classical economic theory. If you tell students that some people have addictive personalities and buy things that are bad for them, they’ll nod their heads.  And it’s certainly not difficult to explain procrastination to college students. Ditto for the claim that investors might be driven by emotion, and that asset prices might soar on waves of “irrational exuberance.”  Thus my first objection to the Atlantic piece is that it focuses too much on the number of pages in a principles textbook that are devoted to behavioral economics.  That’s a misleading metric.  One should spend more time on subjects that need more time, not things that people already believe.
-
The article suggests that behavioral economics could be very useful to policymakers.  I see little evidence for this claim.  The author mentions the housing bubble, but how would behavioral economics have helped policymakers in that scenario?  If even the “masters of the universe” on Wall Street struggle to come up with behavioral finance theories capable of beating the market, does anyone seriously believe that bureaucrats in Washington will be able to “market time” well enough to spot asset price bubbles and regulate accordingly?  If so, we should provide them with a nest egg to invest and tell them that from now on they’ll earn no salary, rather they’ll have to survive on their profits from shorting asset price bubbles.
Seriously, the problems in 2008 were due to things like moral hazard in the financial system and unstable NGDP growth, which are well covered by conventional, non-behavioral economics.  And even if housing prices in 2006 were a bubble, it certainly didn’t cause the 2008 recession.  The Fed could have offset the effects of the housing slump with easier money in 2007 and 2008.
Politicians already tend to believe behavioral economic theories. Indeed there are many public policies that are almost entirely based on behavioral economics, most notably the war on drugs.  Politicians believe that people foolishly consume addictive drugs, which is why they have enacted laws that led to the imprisonment of 400,000 Americans in an attempt to stop this “irrational behavior”.  Has it worked?
Behavioral theories are sometimes used to justify policies that encourage saving.  And indeed some companies now make the adoption of a company pension the default option for newly hired employees.  Unfortunately, our government actually has a policy of discouraging saving.  Behavioral economics tells us that public policy should be more pro-saving, but then so does conventional economics.
Whenever I speak with non-economists, they almost always seem more enthusiastic when the discussion comes around to behavioral economics.  “That’s what economists should focus on!”  They all seem to think that economists assume too much rationality, and that we should switch to a more behavioral approach.  But here’s the problem.  Non-economists also tend to reject the central ideas of basic economics, and for reasons that are not well justified.  For the economics profession, our “value added” comes not from spoon feeding behavioral theories that the public is already inclined to accept, rather it is in teaching well-established basic principles of which the public is highly skeptical.  Thus we should try to discourage people from believing in the following popular myths:
1.    People don’t respond very strongly to economic incentives.  (I.e., the demand for life-saving drugs is very inelastic.)
2.    Imported goods, immigrant labor, and automation all tend to increase the unemployment rate.
3.    Most companies have a lot of control over prices.  (I.e. oil companies set prices, not “the market”.)
4.    Policy disputes over taxes and regulations are best thought of in terms of who gains and who loses.
5.    Experts are smarter than the crowd.
6.    Speculators make market prices more unstable.
7.    Price gouging hurts consumers.
8.   Rent controls help tenants.
These myths are all widely believed by the general public.  Teaching behavioral economics is not a good way to get people to “think like an economist”, indeed it gets in the way.  Our primary goal should not be to add new information, it should be to have people unlearn false ideas about the world.  I’m not knowledgeable enough to have a good overview of the utility of behavioral economics.  But even if it is useful it doesn’t really belong in a principles of economics course, except as a way of briefly acknowledging that the rational choice model is a useful fiction and not a perfect description of human behavior.  We first need to teach basic economic principles.
That doesn’t mean that I agree with the way that economics majors are currently being taught.  Our intermediate level courses are far too theoretical; they waste students’ time on lots of minor theories that would only be useful for people planning to do graduate work in economics.  (Most students do not.)  Too many homework problems with Cobb-Douglas utility, Hicksian demand, marginal rates of substitution, Giffen goods, gross substitutes, indifference curves, etc.  Some of that is appropriate, but all economics courses should focus heavily on applied economics.  Outside of grad school, every course should be taught as if it’s the last time students will ever encounter those theories, because it usually is. Just teach enough theory for students to handle the applied courses in their major.
When I was young, an intermediate micro textbook by Deirdre McCloskey was less mathematical than many current books, and did a nice job of providing an interesting set of applications.  When I look at what young economics students are forced to learn today, I feel sorry for the millennials.
Indeed we’d probably be better off using principles texts for our intermediate economics courses.  Teach out of the exact same book as in the principles courses, but do so at a higher intellectual level.  Just as a literary scholar might re-read Hamlet 50 times, each time gaining a deeper understanding.
-
https://www.econlib.org/lets-not-emphasize-behavioral-economics/
-

-
No hagamos hincapié en la economía del comportamiento

 El Atlántico tiene un artículo que denuncia el hecho de que los economistas se niegan a dar a la economía del comportamiento un papel más importante en los cursos introductorios de economía. Voy a argumentar que este descuido es realmente apropiado, incluso si la economía del comportamiento proporciona muchas observaciones verdaderas sobre el comportamiento.

Las ideas centrales de la economía son extremadamente contrarias a la intuición y no son aceptadas por la mayoría de la gente.  Así pues, los economistas se enfrentan a un difícil reto a la hora de enseñar la asignatura a los no economistas.  Como analogía, la mecánica cuántica me parece muy contraria a la intuición, por lo que tengo grandes dificultades para entender el tema.  Es un trabajo duro enseñar economía básica.
La mayoría de la gente encuentra que las ideas clave de la economía del comportamiento son más accesibles que la teoría económica clásica. Si les dices a los estudiantes que algunas personas tienen personalidades adictivas y compran cosas que son malas para ellos, asentirán con la cabeza.  Y ciertamente no es difícil explicar la postergación a los estudiantes universitarios. Lo mismo sucede con la afirmación de que los inversores podrían estar impulsados por la emoción, y que los precios de los activos podrían elevarse en oleadas de "exuberancia irracional".  Por lo tanto, mi primera objeción a la pieza atlántica es que se centra demasiado en el número de páginas de un libro de texto de principios que están dedicados a la economía del comportamiento.  Esa es una métrica engañosa.  Uno debería dedicar más tiempo a temas que necesitan más tiempo, no a cosas en las que la gente ya cree.
-
El artículo sugiere que la economía del comportamiento podría ser muy útil para los políticos.  Veo poca evidencia para esta afirmación.  El autor menciona la burbuja inmobiliaria, pero ¿cómo habría ayudado la economía conductual a los responsables políticos en ese escenario?  Si incluso los "amos del universo" de Wall Street luchan por elaborar teorías de finanzas conductuales capaces de vencer al mercado, ¿alguien cree seriamente que los burócratas de Washington podrán "comercializar el tiempo" lo suficientemente bien como para detectar las burbujas de precios de los activos y regularlas en consecuencia?  Si es así, deberíamos proporcionarles un fondo de reserva para que inviertan y decirles que a partir de ahora no ganarán ningún salario, sino que tendrán que sobrevivir con los beneficios que obtengan de la reducción de las burbujas de precios de los activos.

En serio, los problemas en 2008 se debieron a factores como el riesgo moral en el sistema financiero y el crecimiento inestable del PIBN, que están bien cubiertos por la economía convencional no conductual.  E incluso si los precios de la vivienda en 2006 fueran una burbuja, ciertamente no causaron la recesión de 2008.  La Reserva Federal podría haber compensado los efectos de la caída de la vivienda con dinero más fácil en 2007 y 2008.

- Los políticos ya tienden a creer en las teorías económicas del comportamiento. De hecho, hay muchas políticas públicas que se basan casi por completo en la economía del comportamiento, sobre todo en la guerra contra las drogas.  Los políticos creen que la gente consume tontamente drogas adictivas, razón por la cual han promulgado leyes que han llevado al encarcelamiento de 400.000 estadounidenses en un intento de detener este "comportamiento irracional".  ¿Ha funcionado?
-
Las teorías del comportamiento a veces se utilizan para justificar las políticas que fomentan el ahorro.  De hecho, algunas empresas hacen de la adopción de una pensión de empresa la opción por defecto para los empleados recién contratados.  Desafortunadamente, nuestro gobierno tiene una política de desalentar el ahorro.  La economía conductual nos dice que la política pública debería ser más favorable al ahorro, pero también lo es la economía convencional.
-
Cada vez que hablo con personas que no son economistas, casi siempre parecen más entusiastas cuando se trata de la economía del comportamiento.  "¡Eso es en lo que los economistas deberían centrarse!"  Todos parecen pensar que los economistas asumen demasiada racionalidad, y que deberíamos cambiar a un enfoque más conductual.  Pero aquí está el problema.  Los no economistas también tienden a rechazar las ideas centrales de la economía básica, y por razones que no están bien justificadas.  Para la profesión económica, nuestro "valor añadido" no proviene de alimentar con cuchara las teorías de comportamiento que el público ya está inclinado a aceptar, sino de enseñar principios básicos bien establecidos de los que el público es muy escéptico.  Por lo tanto, debemos tratar de disuadir a la gente de creer en los siguientes mitos populares:

1.    La gente no responde muy fuertemente a los incentivos económicos.  (Por ejemplo, la demanda de medicamentos que salvan vidas es muy inelástica).

2.    Los bienes importados, la mano de obra inmigrante y la automatización tienden a aumentar la tasa de desempleo.

3.    La mayoría de las empresas tienen mucho control sobre los precios.  (Es decir, las compañías petroleras fijan los precios, no el "mercado").

4.    Las disputas políticas sobre impuestos y regulaciones son mejor pensadas en términos de quién gana y quién pierde.

5.    Los expertos son más listos que la multitud.

6.    Los especuladores hacen que los precios de mercado sean más inestables.

7.    El aumento de precios perjudica a los consumidores.

8.   Los controles de alquiler ayudan a los inquilinos.

-Todos estos mitos son ampliamente creídos por el público en general.  Enseñar economía conductual no es una buena manera de hacer que la gente "piense como un economista", sino que se interpone en el camino.  Nuestro objetivo principal no debería ser añadir nueva información, sino que la gente desaprenda las ideas falsas sobre el mundo.  No tengo el conocimiento suficiente para tener una buena visión general de la utilidad de la economía del comportamiento.  Pero incluso si es útil, no pertenece realmente a un curso de principios de economía, excepto como una forma de reconocer brevemente que el modelo de elección racional es una ficción útil y no una descripción perfecta del comportamiento humano.  Primero tenemos que enseñar principios económicos básicos.

Eso no significa que esté de acuerdo con la forma en que se enseñan las carreras de economía.  
-
Nuestros cursos de nivel intermedio son demasiado teóricos; desperdician el tiempo de los estudiantes en muchas teorías menores que sólo serían útiles para las personas que planean hacer un trabajo de postgrado en economía.  Demasiados problemas de tarea con la utilidad de Cobb-Douglas, la demanda de Hicksian, las tasas marginales de sustitución, los bienes Giffen, los sustitutos brutos, las curvas de indiferencia, etc.  Algo de eso es apropiado, pero todos los cursos de economía deberían centrarse en gran medida en la economía aplicada.  Fuera de la escuela de postgrado, cada curso debe ser enseñado como si fuera la última vez que los estudiantes se encuentran con esas teorías, porque normalmente lo es. Sólo enseñe suficiente teoría para que los estudiantes puedan manejar los cursos aplicados en su especialización.

Cuando era joven, un micro-libro de texto intermedio de Deirdre McCloskey era menos matemático que muchos de los libros actuales, e hizo un buen trabajo al proporcionar un interesante conjunto de aplicaciones.  Cuando miro lo que los jóvenes estudiantes de economía se ven obligados a aprender hoy en día, siento lástima por los milenios.

De hecho, probablemente sería mejor que utilizáramos textos de principios para nuestros cursos de economía de nivel intermedio.  Enseñar a partir del mismo libro que en los cursos de principios, pero a un nivel intelectual superior.  De la misma manera que un erudito literario podría releer Hamlet 50 veces, obteniendo cada vez una comprensión más profunda.

 Scott Sumner

No hay comentarios: