29 octubre 2011

N-334- Tendencias Mundiales del Empleo de 2011 según OIT

El desafío de la recuperación del empleo
- Principales conclusiones:
El desempleo sigue siendo elevado
• El número de desempleados se situó en 205 millones en 2010, prácticamente invariable respecto del año anterior y 27,6 millones superior a la cifra registrada en 2007, y existen pocas esperanzas de que a corto plazo vuelva a los niveles anteriores a la crisis. La tasa mundial de desempleo fue de un 6,2 por ciento en 2010, frente al 6,3 por ciento de 2009, y sigue muy por encima de la tasa del 5,6 por ciento registrada en 2007
El elevado nivel de desempleo mundial contrasta marcadamente con la recuperación observada en varios indicadores macroeconómicos clave: PIB real mundial, consumo privado,inversión bruta en capital fijo y comercio mundial, que en 2010 se habían recuperado por encima de los valores previos a la crisis.
• Se ha observado una recuperación desigual en los mercados de trabajo, con un aumento continuado del desempleo en la región de las economías desarrolladas y la Unión Europea frente a una situación de estabilidad a ligera mejoría del desempleo en la mayoría de las regiones en desarrollo.
Una recuperación del crecimiento que no ha aportado una recuperación comparable del empleo
• A escala mundial, la relación empleo-población, que indica si la capacidad de generación de empleo de un país o región va en aumento o está disminuyendo, decreció del 61,7 de 2007 a un 61,2 en 2009, y se calcula que en 2010 se sitúe en un 61,1 por ciento. Sucede que muchas economías no están generando suficientes oportunidades de empleo para absorber el crecimiento de la población en edad de trabajar.
• De los 64 países para los que se contaba con datos trimestrales hasta el segundo trimestre de 2010, los que tenían una relación empleo-población decreciente seguían duplicando a aquellos cuya relación era creciente. Está claro que en muchos países la recuperación económica en curso aún no está conduciendo a una expansión suficiente de las oportunidades de empleo.

El empleo industrial, el más afectado
 El total del empleo mundial en la industria se redujo ligeramente en 2009, lo que lo aleja sustancialmente de la tasa de crecimiento anual histórica del 3,4 por ciento registrada durante el período comprendido entre 2002 y 2007. El empleo en la agricultura creció en 2009, lo que también se aleja de las tendencias históricas

-Las tendencias relativas a la productividad de la mano de obra y los salarios reales reflejan presiones en la calidad del empleo
-Estancamiento en la reducción de empleo vulnerable y progresión más lenta en la reducción del número de trabajadores pobres

-Se registran mejorías en la economía mundial, aunque en 2011 predominan los riesgos de desaceleración


--------------------------------------------
"se prevé que a finales de 2010 la deuda pública a escala mundial alcance un nivel sin precedentes en los últimos cincuenta  años.... El riesgo evidente es que el problema que plantea el retraso en la recuperación del mercado de trabajo se vea agravado por los efectos adversos de los cada vez más limitados recursos públicos.
Al mismo tiempo, aunque la inversión global se ha recuperado, en las economías desarrolladas sigue estando muy por debajo de los niveles previos a la crisis. El desapalancamiento del sector privado en curso y la mayor incertidumbre macroeconómica pueden continuar frenando el aumento de los niveles y el crecimiento de la inversión privada. La consolidación fiscal en el sector público sin un repunte en la inversión por parte del sector privado conlleva un alto riesgo de nuevas caídas del empleo, así como de otros problemas relacionados con el mercado de trabajo

. Esto, a su vez, ejercería una presión a la baja sobre el consumo y pondría en peligro las perspectivas de crecimiento. La mejora de los incentivos a las empresas para impulsar la inversión es decisiva para compensar la reducción del gasto público y fomentar la creación de empleo.

El principal desafío macroeconómico que amenaza el crecimiento económico sostenible a escala mundial es la necesidad de reequilibrar con éxito la economía mundial a través del aumento del ahorro y la mejora de los resultados de las exportaciones en los países en los que persisten elevados déficits de la balanza comercial y por cuenta corriente, e impulsando el consumo interno en los países que han dependido de grandes excedentes de exportación para su crecimiento y han registrado tasas de ahorro superiores a las óptimas (emergentes)

Los mercados de trabajo sufren los efectos de los acontecimientos relacionados con el reequilibrio económico mundial al tiempo que influyen sobre los mismos. En los países cuyo crecimiento ha dependido históricamente del consumo y están tratando de aumentar las exportaciones, la mejora de la productividad será esencial, puesto que con ello se reducirán los costos unitarios de la mano de obra y se podrá incrementar su competitividad en la economía mundial.

Con este propósito, las áreas clave de política incluyen la promoción de las capacidades a través de mejores resultados en la educación y mejores programas de formación, mejores condiciones de trabajo y una mayor aplicación de las nuevas tecnologías

En las economías avanzadas es preciso contar con políticas e incentivos para estimular la inversión privada y dar a conocer al mismo tiempo planes creíbles para reducir el déficit presupuestario a medio plazo. En todos los casos, un enfoque limitado en la reducción de los déficits sin abordar el reto de la creación de empleo podría debilitar en mayor medida las perspectivas de empleo y poner en peligro la recuperación.
Como es evidente que los desequilibrios mundiales que contribuyeron a provocar la crisis han persistido durante la recuperación, es esencial que los países deficitarios (principalmente los desarrollados) aumenten sus exportaciones netas, lo que, a su vez, llevará a un aumento de la demanda y del espacio para la consolidación fiscal

. Los países en desarrollo que para su crecimiento han dependido de las exportaciones necesitan fortalecer las fuentes internas de demanda. Como, por lo general, las economías en desarrollo han experimentado una recuperación más rápida del crecimiento, sustentada en un espacio fiscal comparativamente mayor y en unos fundamentos macroeconómicos estables, cuentan con una base sólida para emprender una reorientación del crecimiento hacia el consumo interior

. Al mismo tiempo, los cambios importantes que afectan a las fuentes del crecimiento mundial pueden dar lugar a inestabilidades imprevistas, y los países deben reconocer que las políticas nacionales pueden tener importantes repercusiones en el extranjero. El fortalecimiento de los mecanismos de cooperación internacional, inclusive a través
del G-20, es fundamental para asegurar una recuperación sostenible y equilibrada

Como señaló el Director General de la OIT en su declaración a los líderes mundiales en la Cumbre del G-20 celebrada en Seúl: «Se precisa más que ajustes cambiarios y financieros para reequilibrar la economía mundial y lograr un crecimiento fuerte y sostenible. La inversión en protección social y empleo de calidad fomentará el espíritu empresarial, la inversión en la economía real e impulsará el crecimiento sostenible»

. El Programa de Trabajo Decente de la OIT y el Pacto Mundial para el Empleo son instrumentos importantes al respecto, y se integran cada vez más en la corriente de medidas nacionales e internacionales destinadas lograr un crecimiento y un desarrollo equilibrados 
-------------------------------------------
Ciertos extractos breves de estas publicaciones pueden reproducirse sin autorización, con la condición de que se mencione la fuente

http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/@ed_emp/@emp_elm/@trends/documents/publication/w
cms_150442.pdf

Otros enlaces:
Estrategia europea de empleo:http://www.eu-employment-observatory.net/en/ees/
Objetivos 2020:http://ec.europa.eu/europe2020/targets/eu-targets/index_en.htm
http://ec.europa.eu/europe2020/pdf/targets_en.pdf