15 mayo 2012

Salir de la crisis: La necesidad de una economía productiva y social en España (y, también, en Europa)


Salir de la crisis: La necesidad de una economía productiva y social en España : E.Olier

5 puntos para desarrollar una ECONOMÍA PRODUCTIVA Y SOCIAL:

1.- Continuar los ajustes tratando de ajustar gasto con ingresos, lo que lleva a reducir las ineficiencias del Estado, y en el caso del Estado español, revisar el papel de las Comunidades Autónomas, Diputaciones y Entidades Locales. Es preciso un ajuste institucional, además del ajuste por la vía del gasto y el reforzamiento de los ingresos por la vía impositiva.

2.- Continuar con el ajuste del sistema financiero, poniendo cerco a las prácticas financieras especulativas y controlando de manera eficaz las prácticas empresariales e implantando normativas eficientes de buen gobierno, especialmente en las entidades intervenidas o soportadas por el Estado. Los activos tóxicos inmobiliarios deberían salir de los balances de las entidades financieras mediante la creación de compañías SPV (Special Purpose Vehicles) que con aval del Estado y riesgo a cargo de los accionistas de los bancos gestionen esos activos en el largo plazo (hasta 20 años). La inflación y el mercado haría el resto poniéndolos en valor.

3.- Desarrollar una política de incentivación empresarial, especialmente de las pymes, abriendo líneas de crédito de manera urgente. En este sentido, el papel del BCE, del BEI y de las entidades públicas será esencial. Europa tiene un volumen de ahorro cercano a los 20 millones de euros, y hay que dar confianza a los inversores para poner este volumen en juego. El BCE debería lanzar una línea de financiación de al menos 500.000 millones para movilizar la economía productiva. Se necesita articular un verdadero programa europeo de PPP = Public Private Partnership, dejando a las entidades privadas el papel de lanzar los proyectos de inversión productiva. Las inversiones deberían ir a sectores productivos facilitando una mayor integración europea en ciertos sectores, por ejemplo, el energético. Esto devolvería la confianza a los mercados y reduciría la especulación de la deuda soberana en Europa.

4.- Desarrollar una política activa de empleo mediante un programa específico para pymes, que incluyera: internacionalización, contratación de personal, y crédito. Este sería uno de los elementos claves de la política económica orientada a los problemas sociales. Si en España hay 2 millones de pymes, un contratado por empresa restaría dos millones de desempleados de las cifras de paro, con el efecto directo en el consumo interno y en la reducción del gasto por desempleo. Hay que volver a las prácticas keynesianas que conjugan creación de empleo y aumento del consumo. Y de aquí volver a las esencias de la economía en un equilibrio armónico entre capital y trabajo, promoviendo una economía productiva basada en el trabajo productivo y no en la especulación financiera. Lo más social en la sociedad es crear empleo de calidad.

5.- Una política fuertemente decidida para evitar las prácticas corruptas, ya sea en las actividades públicas o en las privadas. Hay que devolver la confianza al los ciudadanos sobre los beneficios de la democracia participativa. Los beneficios desmesurados provenientes de actividades especulativas deberían ser eliminados, como también el control de las prácticas políticas deshonestas. Se debería evitar que la judicialización de las ineficiencias del sistema sean el cortafuegos de las mismas. Leyes claras e inequívocas deberían ser el soporte de la regeneración social que precisa salir de la crisis. Se ha vivido demasiado tiempo en la burbuja de la especulación y hay que volver a la creación de riqueza que proviene de la productividad y el trabajo bien hecho.

E.Olier


http://www.geoeconomia.es/economia/salir-de-la-crisis-la-necesidad-de-una-economia-productiva-y-social-en-espana-y-tambien-en-europa/