Un interesante artículo en The New Yorker sobre como Suecia ya prácticamente funciona sin dinero en metálico. El periodista se enfrenta una y otra vez con la respuesta: We don’t take cash. Y un podcast en Freakonomics sobre el mismo tema, con extensiones a similares movimientos en India o Corea del Sur. Y sobre el uso de metálico por criminales: unaanécdota sobre el Cartel de Medellín:
“...the cartel spent over US $1000 per week purchasing rubber bands to wrap the stacks of cash, storing most of it in their warehouses.”
Creo que eso ya lo dice todo (y justifica la foto que preside esta entrada).
Por supuesto, aquí y aquí ya hemos explicado los argumentos en detalle.