14 marzo 2015

Economistas: Richard Blundell (University College London) blog NeG

Hace unos días Gerard Llobet (aquí) se hacía eco de la concesión del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento (PFC) 2014 en el área de Economía, Finanzas y Gestión de Empresas a los profesores Richard Blundell (University College London, UCL) y David Card (Berkeley). Si el prestigio de un premio de esta naturaleza se asocia al impacto global de las contribuciones científicas de los galardonados, es indudable que el PFC se ha convertido en referencia obligada para otros premios similares concedidos en nuestro país, algunos de los cuales no siempre comparten estas características. Con la elección de Blundell y Card, el jurado del PFC reafirma su trayectoria previa de reconocer los méritos de aquellos que han abierto líneas de investigación puntera en dichas disciplinas. Baste recordar que algunos de los premiados con el PFC en ediciones previas consiguieron al poco tiempo el Nobel de Economía (Lars-Peter Hansen y Jean Tirole) mientras que el resto de los galardonados pertenece al distinguido grupo de aspirantes al mismo.
Nuestro propósito, en el post de hoy y en el de mañana,  es complementar el post anterior divulgando algunos de los mayores logros de los recién galardonados, cuyas líneas de investigación presentan muchas concordancias y constituyen buenos ejemplos para todos aquellos que inician una carrera investigadora en ciencias sociales. 
En el día de hoy, comenzaremos con Richard Blundell, del que conviene destacar que sus trabajos están fuertemente influenciados por una de las figuras míticas de la investigación económica en el Reino Unido (RU) en los setenta. Se trata de William “Terence” Gorman (LSE y Oxford, 1923-2003), colaborador de Alan Turing, y de quien Richard fue distinguido alumno y gran admirador (aquí). A este excelente economista norirlandés se deben las ideas fundamentales de la Teoría de la Dualidad que introdujo nuevos conceptos teóricos en la formulación de las decisiones de consumo y producción. Derivo las propiedades de  las llamadas funciones de utilidad indirecta para los consumidores y las funciones de coste para los productores, fundamentales para el cómputo de las ganancias de bienestar para unos y otros. Bajo el supuesto plausible de que los agentes económicos se enfrentan al mismo conjunto de precios de bienes y de factores de producción, las herramientas analíticas de la dualidad (las denominadas Gorman polar forms que cualquier alumno de Grado estudia en los cursos de Microeconomía) permiten obtener  variables agregadas (curvas de Engel, curvas isocostes, etc.) bien definidas que permiten resumir de manera eficiente una ingente cantidad de información procedente de las decisiones individuales basadas en preferencias, tecnologías y restricciones presupuestarias heterogéneas.
Por ejemplo, el uso de dichos agregados simplifica enormemente la evaluación de los efectos de cambios en las políticas fiscales sobre multitud de variables económicas de gran relevancia, un tema al que Blundell ha dedicado buena parte de carrera investigadora. Varias de sus principales contribuciones metodológicas se centran en utilizar dichas herramientas teóricas para analizar el efecto de los impuestos/subsidios/políticas de gasto sobre cambios en la oferta laboral y en otras variables relevantes del mercado de trabajo, así como para contrastar las propiedades de los sistemas de demanda con el fin de entender la distribución del gasto entre diferentes bienes de consumo.
Un buen ejemplo de sus contribuciones sobre el comportamiento oferta de trabajo ante variaciones impositivas, esencial para la evaluación de cualquier reforma presupuestaria, se encuentra aquí y un buen resumen en su conocido artículo Labor Supply: A Review of Alternative Approaches (aquí), de lectura obligada para aquellos que impartimos algún curso avanzado de economía laboral. En relación al estudio de los patrones de consumo, conviene destacar sus trabajos sobre la relación existente entre desigualdad en el consumo y renta (aquí). Apoyándose en la famosa teoría de la renta permanente de Milton Friedman y Franco Modigliani, Blundell y sus coautores proponen un procedimiento extremadamente útil para aproximar la desigualdad en la renta a lo largo del ciclo vital (una variable latente difícil de construir) mediante la desigualdad en el consumo (una variable fácilmente disponible a nivel individual en las  Encuestas de Presupuestos Familiares). Con este enfoque se pueden contrastar hipótesis de gran interés. Por ejemplo, si una reforma laboral que facilite la inserción de los jóvenes en el mercado laboral mediante contratos de prueba/formación con salarios reducidos combina un aumento de la desigualdad salarial a corto plazo y, sin embargo, reduce la desigualdad de rentas (salariales y no salariales) a medio y largo plazo vía  una  mayor  acumulación de capital humano en el puesto de trabajo de aquellos individuos que, ausencia de la reforma, hubieran tenido grandes dificultades en salir de la precariedad o el desempleo.
A lo largo de toda su obra, Blundell ha sabido utilizar con maestría todos los ingredientes esenciales para obtener evidencia empírica creíble y robusta en las ciencias sociales, poniendo especial énfasis en la búsqueda de  experimentos naturales que permitan distinguir entre efectos causales y relaciones espurias. Para ello ha sabido combinar procedimientos micro-econométricos precisos y la explotación de nuevas bases de datos con un exquisito análisis de los aspectos institucionales que subyacen a las predicciones de teorías económicas bien fundamentadas. En este sentido, destaca su contribución esencial a la obra colectiva The Mirrless Review (aquí), una excelente revisión del sistema impositivo británico y una más que aceptable propuesta para su reforma en  este y otros muchos países, entre los que se encuentra un informe similar referido a España (aquí). Entre sus muchas contribuciones a la micro-econometría destacaríamos (en función de nuestros  gustos personales) la derivación de un contraste de exogeneidad de las variables en modelos de elección discreta o con datos censurados (aquí) y su variante del famoso método Arellano-Bond para la estimación por GMM de modelos dinámicos con datos de panel (aquí), todas ellas herramientas básicas en la práctica  habitual de cualquier economista aplicado que se precie.
Al igual que otras muchas jóvenes promesas en el Reino Unido, Richard no necesito doctorarse para demostrar su enorme valía como investigador (nótese que ello le impediría ser catedrático en España, dado nuestro rígido e ineficaz sistema regulatorio de acceso a la carrera académica). Tras iniciar su carrera como profesor en Manchester, a mediados de los ochenta se trasladó a UCL, donde actualmente ocupa la prestigiosa Cátedra (David) Ricardo de Economía. Gracias a su liderazgo, el Departamento de Economía  de UCL se ha convertido en el departamento universitario mejor valorado de todas las disciplinas científicas del Reino Unido, de acuerdo con los resultados del reciente Research Excellence Framework, y uno de los más destacados a nivel mundial. Adicionalmente, su labor como director de investigación en el Institute for Fiscal Studies (IFS)– paradigma de lo que debe ser una institución independiente y altamente respetada a nivel internacional en la evaluación de políticas públicas  (en contraste con la triste reputación de la dirección actual de nuestro Instituto de Estudios Fiscales, aquí)– le convierte en un gran manager de equipos científicos,  que recientemente le ha valido su nombramiento como Caballero (Sir) del Imperio Británico. El PFC se une a una larga lista de reconocimientos y galardones entre las que destaca el haber sido presidente de la European Economic Association y de la Econometric Society, de la que recibió en la medalla Frisch en 2000 al mejor artículo publicado en la prestigiosa revista Econometrica.