24 enero 2014

PIB ¿para medir que?



Simon Kuznets (1901-1985), Premio Nobel de Economía e inventor del PIB, siempre crítico que se tratara de medir el bienestar exclusivamente sobre la base del ingreso per cápita derivado del PIB.

El creador del PIB ,el economista ruso-estadounidense Simon Kuznets, premio nobel en 1934,  en su primer informe sobre el tema alertaba contra la tentación de utilizar el PIB como si fuese una medida válida de progreso, ignorando que es una simplificación excesiva de cosas complejas. Treinta años después decía "las metas de más crecimiento deberían especificar más crecimiento de qué y para qué".

Simon Kuznets  siempre crítico que se tratara de medir el bienestar exclusivamente sobre la base del ingreso per cápita derivado del PIB.

Al comparecer ante el congreso estadounidense en 1934 aseguró que “es muy difícil deducir el bienestar de una nación a partir de su renta nacional (per cápita)”

Pese a sus advertencias, economistas y políticos siguieron equiparando prosperidad y crecimiento del PIB per cápita. En 1962, otra vez ante el congreso de EEUU, Kuznets insistió en que “hay que tener en cuenta las diferencias entre cantidad y calidad del crecimiento, entre sus costes y sus beneficios y entre el plazo corto y el largo.

[...] Los objetivos de "más" crecimiento deberían especificar de qué y para qué”

En 1968, cuando la Guerra de Vietnam estaba en su punto más violento, el senador y aspirante a la candidatura presidencial demócrata Robert Kennedy critico duramente el uso del PIB como medición del bienestar humano, al decir en un discurso que el PIB “cuenta el napalm y el costo de una ojiva nuclear y los vehículos blindados que combaten los motines callejeros.
Cuenta el rifle de Whitman [el estudiante de la Universidad de Texas que el 1 de agosto de 1966, desde la torre de dicha universidad en Austin, uso tres rifles para matar a 16 personas y herir a otras 16 antes de ser muerto por un policía] y el cuchillo de Speck [el asesino serial que el 14 de julio de 1966 mató a puñaladas a ocho chicas que estudiaban enfermería en Chicago, Illinois) y los programas de televisión que glorifican la violencia con el fin de venderle juguetes a nuestros hijos.
Sin embargo, no mide ni nuestro ingenio ni nuestra valentía, ni nuestra sabiduría ni nuestros conocimientos, ni nuestra compasión ni nuestra devoción a nuestra patria. Mide todo excepto lo que hace que la vida valga la pena”.
Han pasado 43 años y a los economistas y políticos, entre ellos los cuatro que pretenden gobernar México a partir del 1 de diciembre entrante, nos prometen prosperidad mediante un aumento del PIB, lo que es una falsedad.
Un grupo de economistas en la reunión de Río+20 lograron que en la reunión se discuta el uso del PIB como medición de la prosperidad y su eventual substitución por otras formas de medición que han sido desarrolladas en los últimos años.
El texto que han sometido para discusión, dice, entre otras cosas: “Reconocemos las limitaciones del PIB como medida del bienestar y el desarrollo sostenible. Como un complemento al PIB, decidimos desarrollar métodos rigurosos y basados en la ciencia de para medir el desarrollo sostenible, la riqueza natural y el bienestar social, incluyendo los indicadores adecuados para medir el progreso... utilizarlos eficazmente en nuestros sistemas nacionales de tomas de decisiones para que las decisiones de política estén mejor informadas.

Entre las críticas del PIB que citan estos economistas figuran las siguientes: mide tanto las cosas malas como las cosas buenas; es una hoja de balance de corto plazo que ignora factores de largo plazo como la acumulación de deuda; no toma en cuenta el capital natural, es decir los productos y servicios que la naturaleza nos proporciona gratuitamente; no toma en cuenta factores sociales tales como la felicidad que sienten las personas.

No podemos seguir siendo engañados por parte de políticos y parte de economistas que desde hace décadas decidieron utilizar el PIB como medición de nuestro bienestar pese a que su mismo inventor condenó ese uso. " Eduardo Ruiz H

Del "PIB verde" o la bioeconomía

Kuznets advirtió a los congresistas que “el bienestar de un país no puede ser deducido de la medida del rédito nacional”. Pero el PIB fue inmediatamente usado para eso. Juan F. Marguch. http://m.lavozdelinterior.net/node/284757

http://transicionsocioeconomica.blogspot.com.es/2013/12/el-crecimiento-cualitativolecciones-de_6326.html


Esteban C

Amartya Sen se encargó de desarrollar unos indicadores del bienestar "adecuados" como son los que componen el IDH, junto con un economista Pakistaní que creo que falleció poco después. Por otro lado no se generalizó tal indicador para medir el bienestar porque supuestamente los países con mayor IDH son los de mayor PIBpc, y como es más cómodo usan el PIB pc. También porque hay problemas a la hora de las mediciones en algunas variables, dos países con la misma puntuación en educación primaria por ejemplo en realidad pueden tener una gran diferencia que no marca el índice. Más recientemente el llamado PIB verde está adquiriendo algo de visibilidad


Stiglitz, Sen y Fitoussi tienen un manual sobre las limitaciones del PIB como indicador de progreso.