14 julio 2009

Pensamiento de J.M.Naredo

Su esfuerzo ha estado destinado a la búsqueda de un marco teórico integrador, que permita explicar las interrelaciones entra las diversas variables naturales y sociales que analiza, y no ha dudado en transitar caminos a veces arriesgados, como los que le han llevado a explorar el campo de la física y la aplicación de conceptos biológicos (como metabolismo y otros) a las ciencias humanas.
La exploración que ha realizado en el campo de la ecología para estudiar modelos de comportamiento en la naturaleza, (por ejemplo los modelos parásito-huésped y el ya citado depredador-presa, así como el estudio de los flujos de energía y materiales) le ha movido a examinar las posibilidades que ofrecen para el estudio de los patrones demográficos de las poblaciones humanas en su relación con los recursos terrestres. Ha encontrado que “la especie humana no sólo destaca como la gran depredadora de la biosfera, sino también de sus propios congéneres, llegando a escindirse profundamente como especie: la polarización social entre países, regiones o barrios es tan extremada que origina patrones demográficos tan diferentes como los que se observan en la naturaleza entre especies distintas”.

José Manuel Naredo ha puesto de manifiesto la ambigüedad de ‘desarrollo sostenible' y ‘sostenibilidad', que ponen énfasis en la gestión económica de los recursos más que en la salud de los ecosistemas.

Ha mostrado la función retórica que tienen esos conceptos y las razones por las que fueron fácilmente aceptados por los economistas. La palabra ‘sostenible' sería un ejemplo de "la inflación que acusan las ciencias sociales de términos de moda cuya ambigüedad induce a utilizarlos más como conjuros que como conceptos útiles para comprender y solucionar los problemas del mundo real". Se trata, como también ha señalado, de una retórica que oculta o banaliza los daños ocasionados por el modelo de desarrollo económico sin cambiar nada esencial del mismo.

Naredo ha insistido asimismo en la trascendencia que tienen las “reglas del juego económico”, que utiliza el razonamiento monetario como guía suprema de la gestión: “con lo cual resalta la dimensión creadora de valor y utilidad del proceso económico, pero cierra los ojos al análisis de los deterioros que dicho proceso inflinge en su entorno físico y social”. Según él, “las reglas del juego económico-financiero en vigor refuerzan un orden territorial crecientemente polarizado en núcleos atractores de recursos, capitales y población y áreas de abastecimiento y vertido que, como hemos indicado, se despliegan tanto a escala global como regional y local”.

Por otra parte, estima que “el instrumental mencionado no sólo reduce la toma de información a una única dimensión, la monetaria, sino que registra solamente el coste de extracción y manejo de los recursos naturales, pero no el de reposición, favoreciendo así el creciente deterioro del patrimonio natural, que no se tiene en consideración en el proceso cuantificador”

Diagnóstico sobre la sostenibilidad:

LA ESPECIE HUMANA COMO PATOLOGÍA TERRESTRE

José Manuel Naredo

http://www.crisisenergetica.org/staticpages/pdf-rtf/La_Especie_Humana_Como_Patologia_Terrestre.pdf


otros articulos

La cara oculta de la crisis

http://www.revistaeconomiacritica.org/sites/default/files/revistas/n7/6_la_cara_oculta_de_la_crisis.pdf

Boom inmobiliario y deterioro ambiental

http://www.mapa.es/ministerio/pags/biblioteca/revistas/pdf_AM\AM_2006_56_26_31.pdf

El patrimonio financiero-inmobiliario -2002-

http://www.bolsasymercados.es/esp/publicacion/revista/2004/01/p12-20.pdf

reseña de libros

http://www.ub.es/geocrit/-xcol/naredo.htm

otros informes:

http://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=189171