11 junio 2021

Productividad y salarios en el modelo de Ricardo. Ejemplos

 

Productividad y salarios en el modelo de Ricardo. Ejemplos

2.b.ii Productividad y salarios en el modelo de Ricardo

Salarios y productividad

En el modelo de Ricardo la productividad se define como el número de productos que un trabajador puede fabricar en una hora y los salarios es la remuneración que obtiene el trabajador por todo lo que se gana vendiendo el producto fabricado (Precio del producto/Nº de horas de fabricación).

La productividad depende de muchos factores en sí, como puede ser la tecnología utilizada en cada país, que puede ser muy diferente, o los requerimientos laborales que son la cantidad de horas de trabajo necesarias para producir un bien, a mayor requerimiento menor productividad y viceversa.En este apartado también veremos lo que son los precios los cuales son determinados por la competencia de los mercados, suponiendo que hay una competencia perfecta entre estos, y son controlados por la sociedad.

Entre la producción y los salarios hay una conexión, la productividad se mide a través del “VALOR AÑADIDO POR HORAS DE PRODUCCION”.

Podemos decir que los ingresos recibidos por ventas, menos los costes de producción, esa diferencia es el “valor añadido por horas de producción”.

En un modelo normal diremos que el valor añadido por horas de producción es igual a las rentas de trabajo de capital de un sector. se entiende por renta de trabajo la remuneración total de todos los trabajadores de un país y por rentas de capital es el conjunto de los obtenidos por el capital en concepto de beneficios, interés, dividendos.

En el modelo de Ricardo es diferente ya que no se tiene en cuenta el capital y por lo tanto la productividad del trabajo será igual al valor añadido entre el número de horas trabajadas. dicho modelo asegura que los países que tienen con productividad laboral muy elevada tienen salarios más elevados, por lo tanto podemos decir que el salario depende de la productividad, a mayor productividad mayor salarios y viceversa. Se puede observar en la siguiente gráfica.

graf6

Los países con peores tecnologías también son capaces de exportar, ya que los salarios bajos les permiten compensarlo con su baja productividad

Las rectas de la gráfica no siempre son crecientes, también puede haber momentos decrecientes, debido a la productividad, pero los salarios estarán por debajo de la productividad.

El PSOE lanzó, una propuesta para la igualación de los salarios mínimos para el conjunto de los países miembros de UE; sin un incremento de la productividad que lo sostenga, las consecuencias serían, que elevaría el desempleo y por lo tanto sería contraproducente ya que, los aumentos de salarios no generan aumentos de productividad. Si elevar el salario no eleva a su vez la productividad, los beneficios empresariales por unidad de producto y el empleo caerían. No tendría sentido al generar coste sociales superiores a sus beneficios. (1)

“No está claro si esta vinculación salario con la productividad es algo positivo.”(Angela Merkel)(2)

Causalidad entre salarios y productividad

La relación que existe entre los salarios y la productividad es la determinación de los primeros por el último, es decir, la productividad determina los salarios en el modelo de Ricardo.

Hemos de tener en cuenta para ello dos supuestos básicos:

-La existencia de competencia perfecta, es decir, la noción de que los mercados perfectamente competitivos proporcionan a los individuos el nivel máximo de bienestar.

-La perfecta movilidad de capitales. Esto significa a grandes rasgos que los trabajadores elegirán trabajar en el sector que le pague el salario más alto, por tanto, para mantener el equilibrio en los sectores estos deberán ser iguales.

La siguiente fórmula establece dicha relación:

W=P*Prod

W es igual a los salarios, P es igual al precio de producir un bien y Prod es igual a la productividad en la producción de un bien.  Esta producción puede expresarse mediante el producto marginal del trabajo (PML).

La productividad de una persona en la producción de un bien es el número de unidades que puede producir por unidad de tiempo.

Ahora tengamos en cuenta según el modelo ricardiano, dos bienes A y B. A través de estos podemos establecer una relación gracias a la movilidad de capital ya que según este principio llegamos a la conclusión de que:

Wa = Wb

Entonces para el bien A:

Wa = Pa*Proda

Y para el bien B:

Wb = Pb*Prodb

Al cumplir la igualdad Wa=Wb tenemos que:

Pa*Proda = Pb*Prodb

Pa/Pb = Prodb / Proda

Por un lado, en el lado derecho obtenemos el cociente de la Prodb/Proda que es igual a la pendiente de posibilidades de producción, es decir, al coste de oportunidad de producir una unidad adicional del bien A.

Para entenderlo mejor hemos de saber que el coste de oportunidad de fabricar una unidad de un bien A es el sacrificio que debemos hacer en cantidad fabricada de otro bien, es decir, la cantidad de bien que hay que dejar de producir para obtener una unidad del bien B.

Por otro lado, en el lado izquierdo tenemos el precio relativo del bien A. Un ratio de precio como Pa/Pb indica siempre el precio relativo del bien numerador expresado en términos de la cantidad del bien del denominador al que hay que renunciar.

Por tanto, la pendiente de la frontera de posibilidades de producción es igual al precio relativo del bien A.

Para entenderlo mejor el bien A será mantequilla y el bien B serán armas. Para hallar los precios de los bienes se utilizará un método indirecto, repasaremos el método de determinación de salarios. Las empresas contratan trabajadores hasta que el coste de una hora adicional de trabajo es igual al valor de una hora más de producción por tanto, cuando la producción marginal es igual a los costes marginales de la mano de obra. Si suponemos dos bienes sean mantequilla y armas; y que además el trabajo es perfectamente móvil entre estos dos sectores y que los trabajadores elegirán trabajar en el sector que pague el salario más alto, entonces los salarios deberán ser iguales en ambos sectores. De esta afirmación deducimos la ecuación de igualdad:

P(mantequilla)*Prod(mantequilla)=P(armas)*Prod(armas)

Reorganizando tenemos que;

P(mantequilla)/P(armas)=Prod(armas)/Prod(mantequilla)

El lado derecho de la ecuación es la pendiente de la FPP, que como habíamos dicho antes es el coste de oportunidad de producir un paquete adicional de mantequilla. Lo que está en el lado izquierdo es el precio relativo de la mantequilla. Para entender por qué el precio relativo de mantequilla equivale a la ratio Prod(armas)/Prod(mantequilla), supongamos que un paquete de mantequilla cuesta 5 u.m y un arma cuesta 10 u.m. luego… 5/10=½ = ½ es decir, la Prod(armas)=1 y Prod(mantequilla)=2 (se necesitan 2 uds de trabajo en mantequilla pra producir 1 ud de trabajo en armas).

Ejemplo de productividad y salario

En el siguiente gráfico encontramos diferentes países en el que se representa el valor añadido por hora de la producción de un determinado año. De los países representados, Estados Unidos es el país con mayor productividad, siendo el país con menos productividad Portugal.

La productividad del trabajo es medida mediante el valor añadido por hora del trabajo. Esto es la producción por trabajador en un determinado periodo de tiempo. Puede ser medido por volumen físico o en términos de valor de los bienes producidos. Al hacer una comparativa entre la productividad y los salarios podemos observar que a mayor salario mayor productividad. Por tanto, los países con mayor productividad sus salarios son más elevados, tal y como expresa el Modelo de Ricardo.

La productividad depende principalmente de tres factores:

– Factor individual: los trabajadores de la empresa.

– Factor empresa: depende de la infraestructuras de la empresa, gestión, organización…

– Factor País: regulación mercantil del País, situación económica…

La productividad y los salarios deben de estar en equilibrio. Es decir, si una empresa tiene unos salarios altos pero la productividad es baja, la empresa deberá despedir a parte de su plantilla para encontrar el equilibrio entre productividad y salario. Este fenómeno aconteció en España en la época de la burbuja inmobiliaria.

graf-7

graf-8

Otros ejemplos de salarios, productividad y costes puede ser el siguiente;

– El salario en España    W=Pv/aLV. =Pv/1

-El salario en la India       W*=Pt/a*LT =Pt/5

– El salario relativo de España. W/W*=Pv a*LT/Pt aLV=5

siendo “t” textil  y “v” vino, podemos decir que India puede ser  competitiva en la producción de textil a pesar de tener una productividad más baja porque c*t=W* a*LT< w aLT, lo que  es equivalente a w/w (5)>a*LT/aLT(2.5). La productividad de España es 2.5 veces la de India, pero sus salarios son 5 veces los de la India.

De la misma manera, España puede ser competitiva en la producción de vino a pesar de sus salarios más altos porque su productividad relativa (10) es mayor que su salario  (5)

Para determinar la competitividad lo que cuenta no es solamente la productividad ni  tampoco solamente los salarios, sino los costes de producción, que son una combinación de la productividad y de los salarios

 

Productividad y salarios según modelos alternativos

TEORÍA DE ADAM SMITH:

El modelo ricardiano, difiere y se considera una evolución de la teoría de Adam Smith, la cual no va a fundamentarse en la ventaja comparativa sino en la ventaja absoluta. Esta ventaja absoluta no va a ser más que la capacidad de un país para producir un bien determinado haciendo uso de menos recursos que el resto de países. Por tanto, Adam Smith postuló que cada nación debía especializarse en producir mercancías sobre las cuales tuviera ventaja absoluta. La consecuencia según Smith es que todos los países saldrían ganando con el comercio y finalmente se alcanzaría la misma eficiencia.

Esta teoría se topó con limitaciones como las relacionadas con el valor de la mano de obra en cada país, el cual no es el mismo, y el inconveniente de que si un país tuviese ventaja absoluta en la producción de varios bienes, dicho país los abarcaría todos y el otro país ninguno. Este inconveniente es el que trató de superar David Ricardo en 1817, con su teoría de la ventaja comparativa.

SHAPIRO Y STIGLITZ:

Según David Ricardo, los salarios iban a depender de la productividad. Sin embargo, ¿sería posible afirmar lo contrario, es decir, que la productividad varía en respuesta a los incrementos o decrementos en los salarios? Los defensores que efectivamente así es, exponen que en el corto plazo un aumento de los salarios influye en la eficiencia de los trabajadores. El desarrollo de esta teoría se lo debemos a Shapiro y Stiglitz, que argumentan que las empresas pueden, y suelen ofrecer salarios por encima del nivel que vacía los mercados (el salario que se iguala a la productividad) por varias razones. Entre estas razones podemos encontrar la de asegurarse que los tranajadores hacen un buen trabajo cuando no hay posibilidades de monitorizarlos, y también para elevar la fidelidad de los mejores o directamente para influir en su productividad. Hay infinidad de trabajos que muestran que empresas que pagan salarios superiores al de sus competidoras, suelen tener mejores resultados.

BIBLIOGRAFÍA

(1) http://www-vozpopuli.com/la_economia_explicada/Causalidaad-salarios-productividad_7_837586237-html

(2) http://noticias.universia.es/practicas-empleo/noticia/2015/04/15/1123311/impacto-salario-productividad-html

---

La teoría económica es clara, subida de salarios sin incrementos de productividad da lugar a desempleo. Básicamente porque en un entorno como ese, por cada nuevo empleado que contrata el empresario a mayor coste, obtiene el mismo output unitario y por lo tanto menor rentabilidad total. Y en ese caso un ser racional prefiere quedarse como está o reducir la plantilla.

https://forosenar.blogspot.com/2021/06/reactivar-el-pais-con-nuestras.html

https://forosenar.blogspot.com/2021/06/objetivoreset-al-pais.html

09 junio 2021

Informe del B de España sobre la subida del SMI

 

España, deja atras a sus jovenes-El BdE apunta a que el SMI de 900 € se cobró entre 100.000 y 180.000 empleos


Informe del  Banco de España

El informe del BdeE sobre el impacto de la subida del 22% del Salario Mínimo en 2019 concluye que tuvo un efecto negativo sobre el empleo...y sobre las expectativas de conseguir un contrato de los más jóvenes. 

Desde principio del informe se explica que el análisis sobre el empleo no es la única variable. Que hay otros impactos de la subida del SMI que no se analizan, pero que son importantes en términos de equidad, reducción de la desigualdad. Y deben tenerse en cuenta al decidir.

El informe deja claro que no se puede establecer evidencias de una relación de causalidad entre subida SMI y empleo. A partir de esa constatación realiza un trabajo “especulativo” en el que pretende aislar la incidencia del SMI en la evolución del crecimiento del empleo. 

El informe introduce muchas cautelas e insiste en dificultad de alcanzar conclusiones cerradas. Incluso reconoce datos que pueden ser contradictorios. Por ejemplo,la subida mucho menor del SMI en 2017 tuvo impacto mayor en desaceleración crecimiento de empleo que la de 2019

Se reconoce que los datos sectorializados utilizados para analizar la probabilidad de perder el empleo como consecuencia de la subida del SMI en los colectivos analizados no son estrapolables al conjunto de las personas afectadas por la mejora del SMI  

La subida del SMI del 2019 ha beneficiado al 10% de personas trabajadoras, especialmente jóvenes, con contrato temporal, poca formación y pymes o micro empresas (-5 trab) especialmente de servicios y agricultura. 

El efecto de la subida fue un menor crecimiento del empleo en el colectivo con menos salarios

 Se destruye entre el 0,6% y el 1,1% del empleo

 

  Nos habla de desaceleración en el crecimiento, con indicadores que van del 2,3% de aumento empleo a tiempo completo de Contabilidad Nacional a crecimiento afiliación SS del 1,8% (eso ya evidencia la complejidad de mediciones). 



 

08/06/2021 Trabajos sobre economía española e internacional.. 2113. Los efectos del salario mínimo interprofesional en el empleo: nueva evidencia para España Archivo PDF: Abre en nueva ventana (966 KB)  Cristina Barceló, Mario Izquierdo, Aitor Lacuesta, Sergio Puente, Ana Regil y Ernesto Villanueva

  • https://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/BoletinEstadistico/21/Fich/be_mayo2021_es.pdf 
  • https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/banco-espana-apunta-salario-minimo-900-euros-perder-hasta-180-000-empleos/2840820/?utm_medium=smm&utm_campaign=noticias&utm_source=facebook.com

    https://articulosclaves.blogspot.com/2021/05/no-es-pais-para-jovenes-lgaricano.html



  • https://elpais.com/espana/2021-06-06/espana-deja-atras-a-sus-jovenes-como-han-pasado-a-ser-el-grupo-de-edad-con-mas-pobres.html?fbclid=IwAR3HmO19sCHvu1F2DaDBOSABXiZ4aX-ubQSuWpIlHN2G1zKawtf3Ezxc9v8

El BdE apunta a que el SMI de 900 € se cobró entre 100.000 y 180.000 empleos

Su esperado informe sobre el impacto de la subida del 22% del Salario Mínimo en 2019 concluye que tuvo un efecto negativo sobre el empleo...y sobre las expectativas de conseguir un contrato de los más jóvenes.

Pedro Sánchez firma el acuerdo con Podemos que plasmó la subida del SMI a 900 euros.
Pedro Sánchez firma el acuerdo con Podemos que plasmó la subida del SMI a 900 euros.
EFE

La histórica subida del 22% en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) acordada entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Unidas Podemos de cara a 2019, que elevó la nómina mínima legal en España a 14 pagas hasta los 900 euros mensuales, se cobró una factura aproximada de entre 100.000 y 180.000 puestos de trabajo entre empleos destruidos y contrataciones no realizadas, según se desprende de las estimaciones de impacto realizadas por el Banco de España que se han dado a conocer este martes. 

La horquilla no figura como tal en el informe difundido este martes por el supervisor, que ha optado por no proporcionar ninguna cifra concreta de impacto por el umbral de incertidumbre que rodea este tipo de estimaciones, según se explica en el propio informe...,y tal vez un poco también por el ruido que han generado en el pasado sus aproximaciones al asunto, que incluso llevaron a una exsecretaria de Estado de Empleo a exigir al Banco de España una rectificación pública por haber difundido un estudio que anticipaba un impacto negativo sobre el empleo de la subida del SMI. El estudio elaborado por el Banco de España se limita a estimar en entre 0,6 y 1,1 puntos porcentuales el efecto neto negativo sobre el empleo en España de la subida del Salario Mínimo, lo que aplicado a las cifras de la Encuesta de Población Activa sobre el empleo asalariado existente al cierre del año 2018 arrojan un impacto negativo de entre 100.000 y 180.000 empleos aproximadamente. 

De hecho, el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos también se ha ocupado en aclarar que el informe presentado esta martes no constituye una evaluación general de lo que suponen las subidas de los salarios mínimos, que, recuerda, en los últimos años han sido incluso recomendadas por los organismos internacionales como cauce para mejorar la equidad o reducir la desigualdad en las economías desarrolladas, sino un análisis de sus efectos sobre el mercado de trabajo. Hay que recordar, no obstante, que el gobernador del Banco de España ya ha advertido en alguna ocasión de que las subidas del SMI en España han tenido efectos perniciosos sobre la desigualdad al concentrar su impacto en los tramos de salarios más bajos.

Más allá de las cifras y del debate sobre el modelo de estimación utilizado, el Banco de España da por descontado que la subida sin precedentes que experimentó el Salario Mínimo en 2019 tuvo un impacto relevante sobre el mercado de trabajo. Se apoya para esa conclusión en evidencias procedentes de datos oficiales. Por ejemplo, en que a lo largo de 2019 la desaceleración del empleo, se mire con el indicador que se mire, resultó ser más profunda que la de la economía; también en que las ramas más afectadas por la subida del Salario Mínimo por su singular rango salarial, como la agricultura o el empleo doméstico, experimentaron retrocesos en el empleo muy superiores a los observados en el resto de sectores; o en que las comunidades autónomas con un salario medio más bajo presentaron unos datos de empleo sensiblemente más negativos que las que se mueve en rangos más altos.

El exhaustivo informe del Banco de España, que ha retrasado su publicación para disponer de la información más rica procedente de los microdatos de la Encuesta Continua de Vidas Laborales que recoge la Seguridad Social, detecta un desplome de los contratos firmados con bases de cotización iguales o inferiores a 1.050 euros - los más afectados por la subida del SMI -, que oscilaban entre los 1,2 y 1,4 millones en el año 2018 y que de forma repentina en 2019 cayeron por debajo de los 800.000, en un fenómeno que ya se percibió tras la subida del SMI en 2017. Parte de esa caída de contratos en ese segmento salarial más bajo se desplazó al estadio inmediatamente superior, donde los analistas del Banco de España han detectado un incremento del volumen medio de contratos de 1,6 a 1,8 millones, que podrían reflejar las situaciones en que la subida del SMI ha servido para pasar a un escalón salarial superior. El saldo neto, sin embargo, resulta claramente negativo

Por encima de esos rangos salariales, el Banco de España asume que la subida del Salario Mínimo no tuvo impacto alguno. El informe asegura que esta vez el alza del SMI afectó al 10% del mercado laboral - la subida de 2017 apenas alcanzó al 4% - y que sus efectos se dejaron notar de forma particularmente intensa en el sector agrario, donde el 60% de la mano de obra se vio afectada por la decisión del Gobierno, pese a la persistencia que mostró éste a lo largo de todo el año 2019 en negar tal efecto. El impacto se concentró igualmente en las microempresas (menos de cinco trabajadores), donde un tercio de los trabajadores se vieron afectados por la medida y en los más jóvenes, uno de cada cinco se vieron beneficiados o perjudicados por la iniciativa gubernamental.

Impacto sobre las expectativas de encontrar empleo

El estudio del Banco de España aflora un efecto no deseado de la subida del Salario Medio y es la pérdida de expectativas de encontrar un empleo especialmente para los trabajadores jóvenes. El informe estima que el 44% de los trabajadores menores de 24 años vieron afectadas sus expectativas de conseguir un contrato por la subida del SMI y que la tasa de creación de empleo en ese segmento cayó cuatro puntos con la decisión del Gobierno.

En general, se estima que la subida histórica del 22% en el SMI afectó negativamente a las expectativas de empleo del 22% de los trabajadores del mercado de trabajo, cuando en el caso de la subida de 2017 ese impacto negativo solo se vio en el 13% de los casos.

Un informe muy esperado

El balance del supervisor llega cuando el salario mínimo ha vuelto al debate público y político. El Gobierno arrancó este 2021 con el SMI congelado, tras la negativa de la patronal a negociar una subida a finales del año pasado, en pleno apogeo de la crisis provocada por la Covid. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, se alineó con los empresarios y en connivencia con Pedro Sánchez acordaron otorgar ese derecho de veto a la CEOE y posponer el incremento hasta que la recuperación fuera efectiva. Y ese momento parece haber llegado. El Gobierno está esperando el informe del grupo de expertos que conformó la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, a principios de año, y está previsto que en breve emitan sus conclusiones sobre la senda que debe seguir este indicador para situarse en el 60% del salario medio al final de la legislatura. En cuanto se publique, se reabrirán las negociaciones con la patronal y los sindicatos y todo apunta a que la CEOE volverá a oponerse.

El análisis del BdE llega con retraso. Hay que recordar que, a principios de 2019, el supervisor publicó una polémica proyección en la que estimó que la mayor subida del SMI de la historia podría suponer la pérdida de hasta 125.000 empleos de comportarse el mercado de trabajo de manera similar a como lo hizo tras el incremento del 8% aprobado para 2017 por el Gobierno de Mariano Rajoy. 

La publicación de esa estimación hizo que el Ejecutivo socialista saliera en tromba contra el organismo que ya dirigía Pablo Hernández de Cos, al que la entonces ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, llegó a tachar de "profeta del desastre" y al que se le 'invitó' a realizar una rectificación pública. El supervisor se mantuvo firme en sus proyecciones y emplazó el debate sobre el asunto a la publicación de una evaluación específica sobre la 'macrosubida' del SMI, que entonces se comprometió a publicar en algún momento de la segunda mitad de 2020, hecho que no se había producido hasta ahora.

  • https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/banco-espana-apunta-salario-minimo-900-euros-perder-hasta-180-000-empleos/2840820/?utm_medium=smm&utm_campaign=noticias&utm_source=facebook.com 


Hubo un tiempo en el que los empresarios disponían de informes solventes con los que armaban su argumentario para rechazar incrementos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en base a catastróficas previsiones de destrucción masiva de empleo. Pero en esta ocasión, la patronal se ha quedado sin el principal soporte documental que esperaba utilizar de ariete para plantarse ante la intención del Ministerio de Trabajo de ejecutar una nueva subida del suelo salarial en España para 2021, en plena crisis económica provocada por la Covid. Fuentes de la CEOE lamentan que la nueva ofensiva gubernamental para aproximar la referencia hasta los prometidos 1.000 euros mensuales les haya cogido sin un paper de referencia al que agarrarse, donde una institución independiente como la Autoridad Fiscal o el Banco de España traduzca a cifras el pernicioso impacto sobre el empleo de la sucesión de subidas del SMI de los últimos años.

Para entender esta necesidad que expresan varios sectores de la patronal hay que remontarse a principios de 2019. El Banco de España publicó entonces una polémica proyección en la que estimó que la subida del SMI hasta los 900 euros para ese año - la mayor de la historia (un 22,3%), fruto del acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos- podría suponer la pérdida de hasta 125.000 empleos de comportarse el mercado de trabajo de manera similar a cómo lo hizo tras la subida del 8% aprobada para 2017 por el Gobierno de Mariano Rajoy. La publicación de esta estimación hizo que el Gobierno socialista saliera en tromba contra el organismo que ya dirigía Pablo Hernández de Cos, al que la entonces ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, llegó a tachar de "profeta del desastre" y al que se le 'invitó' de mala manera a realizar una rectificación pública. El supervisor se mantuvo firme en sus proyecciones y emplazó el debate sobre el asunto a la publicación de una evaluación específica sobre la 'macrosubida del SMI en 2019' - la proyección que hizo público se basaba en el estudio de impacto realizado sobre la subida del SMI de 2017- que entonces se comprometió a publicar en algún momento de la segunda mitad de 2020

Desde entonces se espera, en algunos ámbitos empresariales incluso con cierta ansiedad, el célebre informe para determinar hasta qué punto la subida de más de 22% del Salario Mínimo en 2019 condicionó la capacidad de la economía española para generar empleo y para conocer la eventual factura que la decisión pudo pasar en términos de puestos de trabajo. El jarro de agua fría sobre estas expectativas ha llegado muy recientemente tras la confirmación por parte del director de Economía y Estadística, Óscar Arce, de que el informe no se publicará este año y que habrá que esperar al menos hasta el primer trimestre de 2021 para disponer de ese diagnóstico.

La demora en el esperado informe del Banco de España se ha recibido con decepción en CEOE, que en pleno debate sobre la subida para 2021, con la mesa de diálogo social ya abierta, se ha quedado sin el que se antojaba como su principal argumento técnico para desaconsejar una nueva subida del sueldo mínimo legal de referencia. Fuentes empresariales insisten en que nueva subida del Salario Mínimo en un contexto de crisis económica  tendrá un impacto negativo sobre el mercado laboral, por ser precisamente los trabajadores más afectados por este indicador (unos 2,5 millones de ocupados de baja cualificación y bajos salarios, según los datos que maneja el propio Gobierno en los Presupuestos de 2021) los que pertenecen en su mayoría a los sectores más afectados por la pandemia.

Las fuentes empresariales consultadas subrayan como evidente que en medio de una negociación sobre el asunto no tiene el mismo valor, particularmente a ojos del Gobierno, que esa posición la exprese CEOE que se sostenga a partir de un informe salido de una institución independiente como el Banco de España.

La conocida posición del Banco de España sobre el SMI

"No es necesario que el Banco de España publique un informe para saber cuál es su posición respecto a la subida del Salario Mínimo en un contexto como el actual", aseguran fuentes de la institución, apelando a los no pocos pronunciamientos públicos que ha realizado el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, sobre el asunto en los últimos dos años y medio y también al posicionamiento de la institución frente a otras medidas como la decisión del Ejecutivo de elevar de forma general un 0,9% las nóminas tanto de los pensionistas como de los funcionarios.

El Banco de España aún no ha tenido la oportunidad de pronunciarse en público sobre este nuevo intento del Ejecutivo de aproximar el SMI a ese nivel comprometido de los 1.000 euros, que Unidas Podemos y PSOE acordaron en su pacto de legislatura, pero las fuentes consultadas subrayan que eso no significa que se vaya a poner de perfil en este debate. Fuentes próximas al supervisor aseguran que en el Banco de España se contempla la iniciativa impulsada desde el Ministerio de Trabajo con el apoyo de los sindicatos mayoritarios de forma muy crítica, no sólo por el contexto económico en el que se produce sino por la acumulación de evidencias empíricas -en los propios informes de la institución- que apuntan al impacto negativo que las subidas del SMI tienen sobre la creación de empleo y especialmente sobre el de más baja cualificación, concentrado además en los segmentos del tejido productivo más golpeados por la crisis económica. 

Desde el Banco de España se atribuye el retraso en la publicación del informe respecto a las fechas inicialmente previstas a la recepción tardía -normalmente se produce en junio y este año se ha retrasado hasta septiembre- de la información de la Muestra Continua de Vidas Laborales sobre la que se construyen las proyecciones y también a cuestiones metodológicas, ya que según ha explicado Óscar Arce esta vez el análisis del Banco de España no se va a limitar a replicar el análisis que se hizo sobre la subida de 2017 sino que se van a añadir enfoques complementarios para dar la visión más rigurosa, completa y actualizada posible, lo que también va a exigir un mayor tiempo para el tratamiento de la información disponible.

Indignación en los sectores empresariales más afectados

La maniobra de Trabajo ha caído como una bomba en los sectores productivos de menor valor añadido y más intensivos en capital humanos. Alegan que sus márgenes, estrechados ya por la pandemia, no pueden sostener un alza de los costes laborales en medio de una crisis. Las fuentes consultadas explican que la subida del SMI no solo repercute en las nóminas que cobran los trabajadores cubiertos bajo este indicador, sino que "tira al alza" de los sueldos pactados en convenio, lo que "dinamita la negociación colectiva". Los sindicatos, por su parte, afean a la CEOE que busque argumentos para rechazar un nuevo impulso al salario mínimo cuando "las empresas han recibido cantidades ingentes del Estado" para paliar los efectos de la pandemia en sus cuentas de resultados a través de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o los avales del ICO.

Bajo estas premisas, los empresarios se sentaron ayer en el Ministerio para pedir al Gobierno que congele el SMI, e incluso que lo baje, tal y como reveló el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, tras la reunión. Los sindicatos, por su parte, pidieron al Ejecutivo un incremento en el entorno del 1,8% en el caso de CCOO (hasta rozar los 970 euros) y del 5% en el caso de UGT, hasta los 1.000 euros. Trabajo, de momento, no ha planteado una cifra oficial, si bien ya ha avanzado de que el salario mínimo subirá sí o sí el próximo año, aunque la patronal se oponga.

Un problema interno para CEOE

El asunto no es pacífico en el seno de CEOE. Tanto hace dos años, con la histórica subida del 22,3% que llevó el Salario Mínimo Interprofesional hasta los 900 euros; como el año pasado, tras decretar el Gobierno la subida del 5,55% que llevó el suelo salarial en España hasta los 950 euros, la cuestión desencadenó los debates más ásperos en la Junta Directiva de la patronal, especialmente desde los sectores más afectados por la maniobra por ser intensivos en mano de obra de bajo valor añadido, como la agricultura, los servicios básicos a empresas o incluso el sector de la hostelería.

  • https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/yolanda-diaz-confirma-aumentara-salario-minimo-proximos-dias/2840393/

Los rumores de los últimos días respecto a una nueva subida del Salario Mínimo, aún cuando anuncian un alza mucho más contenida que la de los últimos años, han reactivado la tensión interna en la patronal. Las organizaciones sectoriales más afectadas por la medida han puesto el grito en el cielo y han pedido a Antonio Garamendi que marque una línea roja en el diálogo social con este asunto. No entienden como el Gobierno puede introducir más presión sobre sus costes laborales en un contexto de recesión económica y con más de 700.000 trabajadores 'hibernados' por la incapacidad de la demanda existente para dar trabajo a decenas de miles de empresas y profesionales.

Las organizaciones empresariales tienen previsto remarcar su situación en la reunión de la Junta Directiva de CEOE que tiene lugar este miércoles y según fuentes empresariales están dispuestas a suspender 'de facto' la negociación colectiva en sus sectores si el Gobierno opta finalmente por elevar el Salario Mínimo otra vez de cara a 2021. Argumentan que la nueva subida, por pequeña que sea, iría contra sus ya estrechados márgenes empresariales y que pondría en una situación muy difícil a miles de negocios por la imposibilidad de repercutir esas subidas a sus clientes privados en un contexto de estrecheces financieras ni a sus clientes públicos, por la negativa del Gobierno a trasladar los cambios en la regulación salarial a los precios de los contratos públicos ya firmados.

 -

"Tendrá efectos negativos sobre el empleo y la desigualdad". El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha desmontado en menos de un minuto el argumentario gubernamental para defender el acuerdo con Podemos para subir de un plumazo el Salario Mínimo Interprofesional hasta los 900 euros mensuales.

Hernández de Cos, hasta hace apenas unos meses responsable del Servicio de Análisis Macroeconómico del Banco de España, ha subrayado que a la vista de la experiencia disponible la subida del Salario Mínimo tendrá "un efecto negativo, aunque limitado sobre el empleo", si bien ha advertido que éste adquirirá tintes relevantes en segmentos especialmente vulnerables del mercado de trabajo: el de los jóvenes y los trabajadores de mayor edad con un nivel de cualificación bajo.

Dicho de otro modo, si se cumplen las previsiones del Gobierno más de un millón de trabajadores españoles verán mejoradas sus condiciones salariales, pero a cambio el país generará menos puestos de trabajo y, además, se perderán empleos precisamente en esos ámbitos donde es más complicado volver a encontrar un puesto de trabajo y donde la tasa de paro es más elevada.

Más que eso, el gobernador del Banco de España ha asegurado que la medida no sólo no contribuirá a reducir los niveles de desigualdad en la sociedad española, sino que el efecto de la subida de Salario Mínimo incrementará esa desigualdad. "El mejor cauce para reducir la desigualdad sigue siendo la creación de empleo", ha subrayado.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, Hernández de Cos ha repasado el estudio de las subidas del SMI de 2017 y 2018, aunque ha eludido referirse directamente a la anunciada por el Gobierno para el próximo año.

En ese sentido y con el objetivo de evitar la pérdida de empleo y un aumento de la desigualdad, Hernández de Cos ha abogado porque los incrementos del SMI se diseñen "teniendo en cuenta la productividad de los trabajadores afectados y su grado de empleabilidad", informa Efe.